Inicio ASP Aumenta la morbimortalidad perioperatoria de pacientes quirúrgicos con infección por Covid-19

Aumenta la morbimortalidad perioperatoria de pacientes quirúrgicos con infección por Covid-19

Según un documento del Ministerio de Sanidad para la programación de cirugía durante la transición de la pandemia

Cirugía-Covid-19

..Redacción.
El Ministerio de Sanidad ha publicado el documento Recomendaciones para la programación de cirugía en condiciones de seguridad durante el periodo de transición de la pandemia Covid-19. Sanidad pretende así ofrecer una guía a los hospitales para que elaboren sus protocolos locales de cara a reintroducir la actividad quirúrgica programada en los hospitales. El objetivo último es velar al máximo por la seguridad del paciente y del personal sanitario.

La primera recomendación que establece el ministerio es que esa reintroducción de la cirugía programada debe realizarse “de forma escalonada y segura”. Sin embargo, insisten en que esta reanudación progresiva es esencial ya que “el retraso de una cirugía puede condicionar el pronóstico de algunas enfermedades”. Además, el documento señala que “se ha comunicado un aumento de la morbimortalidad perioperatoria de los pacientes quirúrgicos con infección por Covid-19”.

Insisten en evaluar de forma continua las condiciones epidemiológicas de la población donde se encuentra el centro hospitalario

Cirugía-Covid-19Por ello, los expertos que han elaborado el informe insisten en evaluar de forma continua las condiciones epidemiológicas de la población donde se encuentra el centro hospitalario. Se trata, por tanto, de analizar el riesgo de infección de pacientes y profesionales. También establece que es necesario crear circuitos No-Covid-19 para la realización de las intervenciones quirúrgicas.

Para el diseño del circuito de atención quirúrgica programada el documento destaca la reducción de las consultas presenciales y la restricción del número de visitantes. También se indica cómo realizar el despistaje de infección activa de pacientes previo al procedimiento quirúrgico programado así como la forma de priorizar las cirugías.

Protección de los profesionales sanitarios
Extremar la higiene de manos y la distancia social con pacientes y compañeros son algunas de las recomendaciones de cara a proteger a los profesionales. Pero también recuerdan la necesidad de utilizar adecuadamente los EPI cuando se atienda a pacientes sospechosos de coronavirus.

El documento establece que hay que prestar atención a la información sobre los riesgos y beneficios de someterse a la intervención

En cuanto a informar de la situación a pacientes y familiares, el documento establece que hay que prestar atención a la información sobre los riesgos y beneficios de someterse a la intervención. Todo ello en base a sus comorbilidades, condiciones del centro y características de la intervención. Asimismo hay que informar al paciente sobre cómo mantener las medidas básicas para evitar el contagio antes, durante y después de la intervención.

El consentimiento informado es otro punto clave del documento. En este sentido, los expertos indican la necesidad de informar al paciente de los riesgos específicos de su intervención así como del de contagio y complicaciones derivadas de posibles infecciones nosocomiales y especialmente de Covid-19. Por último, resaltan el papel esencial de la educación sanitaria de los pacientes hospitalizados y sus acompañantes en este momento.

El documento ministerial lo han elaborado de manera conjunta especialistas de la Asociación Española de Cirujanos (AEC); la Sociedad Española de Anestesiología, Reanimación y Tratamiento del Dolor (SEDAR); Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (SEMPSPH); la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC) y la Asociación Española de Enfermería Quirúrgica (AEEQ).

Noticias complementarias