Inicio ASP La radioterapia, una buena opción de tratamiento para el cáncer de piel....

La radioterapia, una buena opción de tratamiento para el cáncer de piel. Dr. David Esteban

cáncer-piel-radioterapia

..Dr. David Esteban, oncólogo radioterápico de GenesisCare.
La importancia del cuidado de la piel es esencial durante todo el año. Sin embargo, tras casi tres meses confinados en nuestros hogares sin exponernos a la luz solar, se vuelve más relevante. En España, cada año se diagnostican más de 78.000 nuevos casos de cáncer de piel, siendo aproximadamente el 95% perteneciente al cáncer de piel de tipo no melanoma, con alrededor de 74.000 afectados. Por su parte, el cáncer de piel de tipo melanoma afecta en torno a 4.000 nuevos casos cada año en nuestro país.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cáncer cutáneo es el tipo de cáncer más frecuente en el mundo y la incidencia se está incrementando más rápidamente que cualquier otro tipo de cáncer.

En el caso de España, en los últimos cuatro años se ha producido un aumento aproximado del 38% en la incidencia de este tipo de tumores, lo que supone un incremento de casi el 10% anual, según fuentes de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV).

La radioterapia al adaptarse a las circunstancias de pandemia ha permitido continuar con el tratamiento de cáncer de piel de forma segura

Esta escalada en la incidencia del cáncer de piel está directamente relacionada con el aumento de la esperanza de vida asociado a la falta de hábitos de prevención como la fotoprotección y la revisión de la piel. Estos hábitos de prevención son muy importantes. Un ejemplo de ello es Australia, un continente que ha conseguido reducir sensiblemente la incidencia de estos tumores gracias a las campañas de prevención puestas en marcha en las últimas décadas.

Por su parte, también me gustaría hacer hincapié en que la Covid-19 ha podido afectar tanto al tratamiento como al diagnóstico del cáncer de piel. Según un estudio becado por AEDV, la demora en el diagnóstico en cáncer de piel melanoma deriva en un tumor de mayor tamaño empeorando el pronóstico. En este sentido, si en España la supervivencia global en pacientes con melanoma es del 85% a los 5 años, un mes de retraso en el diagnóstico reduciría la supervivencia a menos del 79% a los 5 años, y al 71% a los 10 años. En los carcinomas de células escamosas, la supervivencia es superior al 80% a los 5 años, pero retrasar un mes su detección puede reducir la supervivencia al 75%.

El estudio concluye que es importante fomentar de manera inmediata los esfuerzos para promocionar la autoexploración y facilitar el acceso a los dermatólogos, de una forma lo suficientemente segura para los pacientes, a fin de evitar la demora en el diagnóstico y tratamiento de los pacientes diagnosticados con esta tipología de tumor.

Australia, un continente que ha conseguido reducir sensiblemente la incidencia de estos tumores gracias a las campañas de prevención

Si bien es cierto que el tratamiento estándar en cáncer de piel es la cirugía, con tasas de respuesta a 5 años del 98% para carcinoma basocelular y del 95% para carcinoma escamoso, la radioterapia se posiciona como alternativa en tumores cutáneos no melanoma de alto y bajo riesgo como tratamiento primario, con resultados satisfactorios según metaanálisis que muestran tasas de recidiva a los 5 años de 8.7% en carcinoma basocelular, y del 6.7% en carcinoma escamoso. Esto permite que se beneficien de la radioterapia pacientes que no desean ser sometidos a una intervención quirúrgica o que no son candidatos a ella por el riesgo anestésico o por otras comorbilidades. Además, la radioterapia puede plantearse como alternativa para evitar cirugías que precisen injertos o reconstrucciones técnicamente complejos o que pueden ser mutilantes o crear un defecto estético importante en el paciente.

Asimismo, la radioterapia tiene un importante papel como tratamiento adyuvante a la cirugía, al mejorar el control local en los casos en los que existen factores de mal pronóstico que muestren alto riesgo de que la enfermedad pueda volver a aparecer, tanto en cáncer de piel tipo melanoma como no melanoma. Tampoco podemos olvidar el papel de la radioterapia en el control sintomático en la enfermedad metastásica, aliviando el dolor o el sangrado y mejorando la calidad de vida del paciente.

La radioterapia se posiciona como alternativa en cáncer de piel no melanoma de alto y bajo riesgo como tratamiento primario

En este sentido, la radioterapia al adaptarse a las circunstancias de pandemia durante el tiempo de Covid-19, ha permitido continuar con el tratamiento de cáncer de piel de forma segura para los pacientes, realizando tratamientos más cortos y asegurando el acceso al tratamiento oncológico.

Ahora más que nunca, considero de vital importancia sensibilizar a los ciudadanos de protegerse la piel, haciendo hincapié con campañas de prevención en niños y adolescentes, principalmente cuando se realizan actividades al aire libre que implican una exposición directa y prolongada a la radiación ultravioleta del sol. La prevención y consultar al dermatólogo ayudará a un diagnóstico precoz de cáncer de piel, mejorando considerablemente el pronóstico. Todo ello, con un claro objetivo: proteger la salud y la calidad de vida de los pacientes.

Enlaces de interés:

Compartir