Inicio ASP Dra. Sánchez: “Necesitamos que el paciente crónico tenga formación sanitaria para controlar...

Dra. Sánchez: “Necesitamos que el paciente crónico tenga formación sanitaria para controlar su medicación contra el dolor”

paciente-crónico

..Cristina Cebrián.
Dotar de cierta autonomía al paciente crónico puede favorecer el control de su medicación y una correcta formación sanitaria mejora la relación entre médico, farmacéutico y paciente. Esta es una de las conclusiones extraídas de la Mesa de Expertos sobre el uso de la combinación de ibuprofeno y codeína, que organizó iSanidad.

La responsable del Grupo de Dolor de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), la Dra. Juana Sánchez, explicó que “es necesario reforzar la educación sanitaria del paciente, que en España hoy en día es muy deficiente. Cuesta mucho que el paciente se convierta en sí mismo en un experto para poder automedicarse. Necesitamos que el paciente crónico tenga cierta autonomía y formación sanitaria para controlar su medicación”.

Dra. Sánchez: “Combinaciones de fármacos como la de ibuprofeno y codeína vienen muy bien porque disminuimos el número de comprimidos que el paciente crónico tiene que tomar”

paciente-crónicoEn cuanto a las combinaciones de fármacos, como la de ibuprofeno y codeína, la Dra. Sánchez destacó que, para pacientes con patologías crónicas, “vienen muy bien porque disminuimos el número de comprimidos que el paciente tiene que tomar. Además, la codeína funciona muy bien para el dolor moderado”.

Sin embargo, la portavoz de SEMG también recordó la importancia de conocer los efectos secundarios de los fármacos. En el caso de la codeína, por ejemplo, “el paciente tiene que saber si le aparece somnolencia en el trabajo, o que no debe consumir bebidas alcohólicas cuando tome este fármaco”, indicó la Dra. Sánchez. De ahí la necesidad de trabajar con el paciente su autonomía y formación. 

Establecer protocolos en el ámbito del dolor
Por otro lado, en el ámbito de la Medicina del Trabajo es muy habitual el uso de analgésicos y antiinflamatorios como el ibuprofeno y la codeína. “La patología osteo-articular conlleva casi el mayor número de bajas laborales, mayor grado de absentismo laboral y mayor nivel de pérdidas de jornadas de trabajo. Por tanto, el uso de antiinflamatorios y analgésicos no es solo conveniente sino también necesario”, destacó la Dra. Teófila Vicente-Herrero, representante de la Asociación Española de Especialistas en Medicina del Trabajo (AEEMT).

Dra. Vicente-Herrero: “Dentro del ámbito del dolor no estaría de más hacer una protocolización coordinada para establecer unas pautas básicas sobre los tratamientos”

En esta línea, para la especialista sería favorable establecer una coordinación entre el médico especialista y el médico del trabajo. “Deberíamos estar coordinados para que la prescripción, control y seguimiento de las dosis para el paciente sean acordes no solo a sus condiciones clínicas, sino también a los riesgos inherentes a su puesto de trabajo”, comentó la Dra. Vicente-Herrero.

Asimismo, la representante de la AEEMT explicó que protocolizar las actuaciones de Medicina del Trabajo sería bueno para coordinar mejor las actuaciones con el paciente. Así, “dentro del ámbito del dolor no estaría de más hacer una protocolización coordinada para establecer unas pautas básicas sobre los tratamientos”, aseguró. Estos protocolos ya se están realizando con especialidades como cardiología y oncología y “nos están funcionando extraordinariamente bien”, afirmó la Dra. Vicente-Herrero.

Prescripción de analgésicos para el dolor
Cuando se trata de medicamentos para el dolor, como los analgésicos, la Dra. Sánchez recordó que “siempre debe haber prescripción”. Aunque también comentó que, “si el paciente está bien entrenado, puede automedicarse. Siempre es bueno que conozcamos bien el perfil del paciente, que éste haya consultado con el médico e incluso tener el consenso del farmacéutico. Pero el paciente debe de conocer bien el fármaco que tiene entre las manos”.

Dr. Ibor: “Yo quiero que, quien dispense analgésicos a mi paciente, sepa que cuando el dolor es muy intenso debe acudir al médico”

En el caso de ibuprofeno con codeína, la portavoz de SEMG consideró que “es un buen fármaco porque asocia dos medicamentos que, para el dolor moderado, tienen un perfil beneficioso. Además, produce una analgesia mayor o más poderosa que los fármacos por separado”. Aunque añadió que “el paciente debe consumir este fármaco con cierta lógica, ya que tampoco está exento de riesgos”.

El Dr. Pedro Ibor, coordinador del Grupo de Trabajo del Dolor de Semergen, puso el acento en “no banalizar la combinación de ibuprofeno más codeína a dosis fijas. Hay que valorar sus efectos secundarios, ya que la codeína es un opiáceo y debe hacerse bajo prescripción”.

Por otro lado, el Dr. Ibor destacó la colaboración con los farmacéuticos, ya que estos también realizan dispensaciones de fármacos sin prescripción médica. “El eje tiene que ser el paciente y, en este sentido, desde atención primaria tenemos que colaborar con el farmacéutico. Por supuesto que debe hacerse la prescripción, pero también hay que colaborar con los farmacéuticos por este hecho. Nuestros pacientes están tomando fármacos que son de dispensación en la farmacia, sin necesidad de ser prescritos por el médico”, señaló el Dr. Ibor.

Otro aspecto destacado durante el debate se refiere a la derivación al médico especialista. En este aspecto, el portavoz de Semergen explicó que “muchas veces los farmacéuticos nos piden a los profesionales de AP saber en qué momentos y a qué pacientes dispensar un fármaco”. Por eso es importante la colaboración entre médicos y farmacéuticos. “Yo quiero que, quien dispense analgésicos a mi paciente, sepa que cuando el dolor es muy intenso debe acudir al médico. Igual que si el proceso no se ha resuelto en unos días, el farmacéutico debe mandar al paciente a su médico”, concluyó el Dr. Ibor.

Noticias complementarias