Inicio ASP Dientes desgastados, astillados o rotos, principal motivo de consulta al dentista en...

Dientes desgastados, astillados o rotos, principal motivo de consulta al dentista en época de Covid-19

..Redacción.
Los dientes desgastados, astillados e incluso rotos son el principal motivo de consulta al dentista desde el inicio de la pandemia. Esto es lo que señalan desde Doctoralia, el marketplace más grande del mundo. Estos profesionales han visto aumentar en los últimos meses las visitas de pacientes de este tipo.

Los dientes desgastados, astillados e incluso rotos son el principal motivo de consulta al dentista desde el inicio de la pandemia

Un 75% de las personas aprieta los dientes de forma inconsciente durante el día y/o a la noche, lo que se conoce como Bruxismo. Este hábito se agrava con la situación actual de improvisación, donde hemos tenido que adaptarnos a multitud de cambios provocados por los efectos de la pandemia del Covid-19. Muchos hemos tenido que teletrabajar en casa con posturas que alteran nuestra ergonomía y nuestra salud física y psicológica.

La Dra. Ana Cabeza Martínez, Odontóloga especialista en Estética dental y Bruxismo y miembro de Doctoralia, recalca los efectos colaterales del Covid-19 en los dientes. “La pandemia ha conllevado un cambio de costumbres de forma inmediata y una gran incertidumbre económica que se manifiesta colateralmente en los dientes”, señala.

“Cada vez que estamos preocupados, sin darnos cuenta, descargamos tensión en nuestras muelas. Esta tensión a largo plazo provoca de forma fisiológica que nuestras muelas se desgasten, y se astillen nuestros dientes que aparecen como si tuviesen el esmalte agrietado hasta que al final se acaban rompiendo”, explica.

Un 75% de las personas aprieta los dientes de forma inconsciente durante el día y/o a la noche, lo que se conoce como Bruxismo

La especialista también ha querido subrayar que “hay personas que manifiestan otros síntomas que abarcan desde la articulación temporomandibular (ATM) que une la mandíbula con el cráneo, dolores en los músculos faciales, especialmente en el músculo masetero, ruidos cercanos al oído (chasquidos), incluso es muy frecuente tener sobrecargadas las cervicales a nivel de la C6 y C7″. 

“Todo ello provocado por la tensión y presión que hacemos con nuestros dientes al juntarlos fuera de los hábitos normales de la masticación y de la deglución, y a las malas posturas que adoptamos cuando trabajamos frente al ordenador, en las ‘home-office’ improvisadas”, añade.

El bruxismo es un hábito inconsciente, basta con estar juntando los dientes sin necesidad de apretar con fuerza los mismos. La odontóloga advierte que “es recomendable visitar al dentista si se empieza a notar que las muelas están más desgastadas, si los dientes están más transparentes o agrietados, o si padece con frecuencia tensión en las cervicales. Además, estos síntomas pueden acompañarse también de noches de insomnio y de migrañas matinales”.

Tratamiento: reconstrucción y protección específica

En estos casos la solución pasa en primer lugar por reconstruir y reforzar las muelas o dientes desgastados. Después es recomendable usar un protector bucal específico que disminuya el hábito inconsciente de apretar los dientes. La Dra. Ana Cabeza Martínez indica que “de esta manera se evita que se desgasten y que se pierda dimensión vertical del tercio facial inferior, que es irreversible y envejece el rostro”.

Además, desaconseja de manera rotunda caer en la tentación de comprar una férula de descarga o el protector bucal por internet. “Es necesario que cumpla unos requisitos específicos de calidad y que solucione el problema. Si no es así, puede perjudicar al paciente pudiendo alterar la mordida”, explica.

La prevención es clave para combatir el bruxismo. Con el paso del tiempo las lesiones en las muelas pueden ser más complejas de solventar e incluso pueden acelerar el envejecimiento facial. La meditación, la respiración y el ejercicio contribuyen a reducir el estrés y a disminuir este hábito inconsciente. Disponer de una buena silla de trabajo y una buena almohada también son factores fundamentales.

Noticias complementarias

Compartir