Inicio ASP 20.000 euros de ahorro por la diálisis en casa

20.000 euros de ahorro por la diálisis en casa

Compartir

Isabel González
En cuestión de cifras, el ahorro en hospitalización, medios y personal significa un claro beneficio en estos tiempos. En varios estudios realizados con pacientes que se tratan con diálisis en casa frente a la hemodiálisis hospitalaria, se ha demostrado el claro ahorro en costes que supone este tratamiento. Y no solo ahorro sino también mejora en la calidad de vida, “sobre todo en pacientes activos, jóvenes, que pueden compaginar su vida con la terapia. Y en estos casos, es ésta la que se adapta a ellos, y no al revés, como sucede con la hemodiálisis”, explica Alberto Ortiz, coordinador de la Red de Investigación Renal (REDinREN).

La Diálisis Peritoneal Automatizada (DPA) o Diálisis Peritoneal de Ciclo Mutuo(CCPD) es una máquina “cicladora” que se realiza mientras el paciente duerme y que no implica ningún riesgo. Una enfermera especializada, enseña al paciente y a un familiar de 1 a 3 meses como se realiza el tratamiento.

Desde el Centro Avericum de La Palmas de Gran Canaria, el director médico Eduardo Bahamonde, aproximaba el gasto de la hemodiálisis entre 30.000 y 40.000 euros por paciente frente a la diálisis peritoneal en casa que rondaba de 21.000 a 25.000 euros, según la autonomía.

Este tratamiento domiciliario cada vez se hace más frecuente aunque “según cada paciente podría no sólo reducir coste, sino facilitar la vida: zonas rurales, enfermos que pueden compatibilizar con la vida laboral. Si bien es cierto que hay médicos que no lo explican a sus pacientes, con lo que hay un sesgo de información”, comenta Bahamonde. Esto supone que el paciente no vea con buenos ojos el poner en sus propias manos el tratamiento de su enfermedad. El médico no daba la suficiente información al paciente, «ha habido un tiempo en el que no se comunicaba esta opción al paciente por una serie de intereses», comenta Alberto Ortiz. Y estos intereses venían porque era el médico en su consulta privada quien controlaba la hemodiálisis, no como ahora que se trata en hospitales públicos y concertados, según propia opinión de varios médicos.

Desde la Federación Nacional de Asociaciones para la Lucha Contra las Enfermedades del Riñón (Alcer), su presidente Alejandro Toledo, comenta, “necesitamos información sobre los tratamientos existentes, pero ahora con la excusa de los recortes no se puede esperar que todos los pacientes elijan esta opción”. Solo un 15% de los pacientes usan esta opción, “nos encontramos en cifras inferiores a la media europea. Sólo hay una contraindicación absoluta con patologías graves en la zona abdominal, como peritonitis” nos apunta Ortiz, “la hemodiálisis es más cara por los gastos directos en transporte sanitarios visitas médicas –dos o tres a la semana–, y los fármacos. Esto último se debe a que la terapia en casa es continua y conserva mejor la funcionalidad de los riñones, la poca que queda. En la terapia hospitalaria, se precisan medicamentos caros como la eritropoyetina y los dedicados a controlar el hiperparatiroidismo”.