Inicio ASP ¿Comer insectos también para luchar contra la obesidad infantil?

¿Comer insectos también para luchar contra la obesidad infantil?

Compartir

Lola Granada
Mientras que Naciones Unidas propone comer insectos para acabar con el hambre, el problema de la obesidad infantil en España continúa siendo preocupante. Así como suena, ante la falta  mundial de alimentos, la FAO se descuelga con esta idea para paliarla, aconsejando la ingestión de insectos. Tienen tantas proteínas como la carne y, además, ayudarán a combatir la obesidad. Las hormigas, las orugas o los escarabajos podrían ser la solución alternativa  para arreglar, o por lo menos intentarlo, el problema del hambre en el mundo.

Una idea que, solo con pensarla, produce auténtico escalofrío en el mundo occidental, que contrasta con la repetida frase, tan escuchada en los ambientes profesionales y sociales,”hay que comer mejor” y que cobra especial importancia en estos momentos de crisis en que, a pesar de las duras circunstancias  que golpean a casi todos los paises , la obesidad y el sobrepeso infantil continúan siendo un problema. Así lo corroboran los resultados del último estudio presentado en Barcelona el pasado lunes 13 de mayo por la Fundación Thao, dedicada a combatir el exceso de peso en la población infantil.

Sus datos sitúan en un nivel preocupante este problema en España, porque nos equiparan a unos niveles similares a los de Estados Unidos, que son casi los más altos del mundo.

Son datos obtenidos a través de una encuesta realizada sobre una muestra cercana a  21.000 menores comprendidos en el arco de 3 a 12 años (casi tres de cada diez, que tuvieran exceso de peso) De ellos un 7,1% padecen obesidad y un 21,2 % sobrepeso. Cifra que permanece inalterable y que, según la OMS, se verá incrementada en los próximos años.

Las cifras de este informe, que se sitúa en el pasado curso  2011/2012, hacen pensar que de todos los datos lo que más preocupan a los expertos es la incidencia de la obesidad y el sobrepeso entre los más pequeños (3 a 5 años) Dentro de esta corta franja, uno de cada cinco menores –un 21,9%- presenta exceso de peso, un 5,7 % son obesos y un 16,2% tiene sobrepeso. Tendencia que, según los especialistas que intervienen en la elaboración del programa, se viene manteniendo estable.

Preocupa altamente  su prevalencia entre los más pequeños, por lo que será necesario realizar con urgencia el diseño de un plan piloto encaminado a frenar la más que probable incidencia o continuidad en edades posteriores.

Así lo ha indicado el presidente de la citada Fundación, Henri García quien, además ha dado a conocer la alianza  de su Fundación  con la Cruz Roja de Cataluña: “En tiempos de crisis, cuando pueden deteriorarse hasta los hábitos más saludables, estas alianzas son vitales para que, a través de ellas, se pueda llegar a las personas más desfavorecidas”. 

Los responsables de Thao han presentado también los resultados que se han obtenido con un informe longitudinal realizado en paralelo entro los años 2009/2012, que demuestran, en base a la evolución  y seguimiento de la misma encuesta de población que, tras cuatro años de control sobre una muestra de 7.000 niños ubicados en 10 municipios, el incremento de sobrepeso y obesidad ha sido solo de algunas décimas porcentuales. Concretamente la obesidad ha aumentado un 0,1% y el sobrepeso un 0,9%.

Son datos verdaderamente esperanzadores que revelan el hecho de que, de algún modo,  se ha frenado esta epidemia, aún cuando solo se refiera a una muestra de niños no muy extensa, según explica Rafael Taso, director científico del citado Programa: “Solo sabemos que en las muestras obtenidas entre los que han participado en él, la tendencia alcista se ha mantenido estable. Falta por conocer lo que haya podido suceder entre los que no han sido consultados”.

Para poder ampliar la muestra y obtener, por su amplitud,  resultados más fiables, la Fundación está realizando también en paralelo un estudio de tres años de duración en el que participará el IMIM (el Instituto  del Hospital del Mar de Barcelona) que analizará una muestra utilizando otros municipios para que participen igualmente en el Programa, con objeto de calibrar con más realismo  el peso y el valor del mismo.

Resulta conveniente no perder de vista los datos que ya tiene el Ministerio de Sanidad relacionados con este tema, obtenidos a través de sus propias encuestas. Corroboran el hecho de la prevalencia de la obesidad infantil entre los 2 y17 años, que se ha mantenido estable durante el periodo 1987-2012, con algunos altibajos. En ellos se puede comprobar el hecho de que un 27,8% de esta población continúa padeciendo obesidad o sobrepeso. Es decir, que uno de cada diez niños está sometido a estas preocupantes anomalías.