Inicio ASP El 25% de los trasplantes de riñón se pierde debido al rechazo...

El 25% de los trasplantes de riñón se pierde debido al rechazo por anticuerpos

Compartir

Cuando el sistema inmunitario no reconoce como propio un órgano trasplantado lo rechaza de dos maneras principalmente: a través de las células o a través de anticuerpos (proteínas que identifican lo que no es nuestro y lo atacan). Este último es el llamado rechazo humoral y actualmente supone uno de los principales retos para los profesionales que se dedican al trasplante de órganos, porque aproximadamente el 25% de los injertos renales se pierde por su causa.

Además de las causas anteriores, existen otros motivos que pueden se asocian a la pérdida del injerto como puede ser el hecho de que se reproduzca la enfermedad original, alguna complicación quirúrgica o que se sufra alguna infección. Según el doctor Daniel Serón, jefe del Servicio de Nefrología del Hospital Vall D’Hebrón de Barcelona, “factores como el hecho de tratarse de un donante vivo o cadáver, la edad del mismo y la calidad del órgano determinan, Influyen en la supervivencia del injerto

Tal es la importancia del rechazo de tejidos que durante el III Congreso de la Sociedad Española de Trasplante se le han dedicado varias mesas. Los expertos coinciden en que, aparte de las causas bilógicas o médicas, hay un factor esencial para evitar el rechazo: la adherencia al tratamiento.

Perspectivas en el rechazo humoral
El doctor Fernando Cosío, director médico para Trasplantes de Riñón y Páncreas de la Mayo Clinic en Minnesota, durante el III Congreso de la Sociedad Española de Trasplante (SET) que se celebra en Valencia ha explicado que “durante muchos años no reconocimos el rechazo humoral y los avances en el trasplante renal se basaron en el desarrollo de medicamentos que controlan el rechazo celular pero no el de anticuerpos” Sin embargo, explica, “en los últimos años se ha mejorado mucho en el conocimiento de este tipo de rechazo y se han desarrollado métodos para medir los anticuerpos antes y después del trasplante”.

Gracias a estos avances, señala este experto, hoy se puede tratar y prevenir el rechazo humoral agudo (de hecho, su incidencia es muy baja, menos de un 1% al año del trasplante), aunque existe un tipo de rechazo humoral crónico que es mucho más difícil de tratar. “La incidencia de este rechazo aumenta progresivamente con el tiempo, llegando al 20-25% de los injertos entre los cinco y diez años del trasplante”.

Sin embargo, explica, “no hay duda de que hoy sabemos cómo diagnosticar mucho mejor este tipo de rechazo que antes, por lo cual es muy posible que la incidencia del rechazo humoral crónico en realidad no haya aumentado, sino que lo diagnosticamos mejor”.

Minimizar la inmunosupresión, un factor de riesgo para el rechazo humoral
El Dr. Cosío ha basado su ponencia en este congreso en los mecanismos inmunológicos que producen este tipo de rechazo y su patología, así como los tratamientos más adecuados.

Hay dos factores que con frecuencia se asocian al rechazo del órgano mediado por anticuerpos: el incumplimiento del tratamiento por parte del paciente y la minimización excesiva de la dosis de inmunosupresión.

En relación al segundo, en los últimos años, y con el objetivo de disminuir los efectos secundarios de la inmunosupresión, los expertos han tratado de reducir al máximo la cantidad de medicamentos que prescribe a los pacientes. Pero al hacerlo, se ha demostrado que pueden aparecer los anticuerpos. “A pesar de las mejores intenciones, estos esfuerzos pueden tener malas consecuencias porque abren la puerta al rechazo humoral crónico”, aclara el Dr. Cosío.

Educación y formación para evitar el rechazo a largo plazo
Hasta hace unos años se creía que, tras el trasplante, los pacientes seguían de manera rigurosa el tratamiento indicado. La realidad es otra y es que un porcentaje de los trasplantados tienen poca adherencia al tratamiento. El Dr. Serón explica el proceso: “no es que dejen de seguirlo de manera súbita sino que, paulatinamente, van separando las dosis hasta que abandonan el tratamiento” y añade, “durante los primeros meses los pacientes se olvidan de tomarlo por la falta de hábito, en torno a los 6 meses lo cumplen según lo establecido y a partir de entonces es cuando comienzan a descuidarse y la irregularidad en la toma del tratamiento puede favorecer la aparición del rechazo crónico”.

Para que esto no ocurra, los profesionales coinciden en la necesidad de que el paciente esté informado de los riesgos. “La formación y la educación de los trasplantados es imprescindible ya que tienen una repercusión directa sobre su salud. Así las cosas y con el fin de mejorar los resultados de los trasplantes, es conveniente reflexionar sobre la importancia de invertir en educación y formación de los pacientes para mejorar los resultados”, incide el Dr. Serón.