Inicio ASP 8 de cada 10 médicos de Familia achacan a los recortes la...

8 de cada 10 médicos de Familia achacan a los recortes la pérdida de nivel de la asistencia en Atención Primaria

Compartir

El 84% de los médicos de Familia considera que los recortes que está sufriendo la Atención Primaria (AP) es la causa principal de la pérdida del nivel de la asistencia sanitaria prestada, según se desprende de la encuesta “Situación actual de la Atención Primaria de España”, realizada entre 600 profesionales y que ha sido presentada por José Luis Llisterri, presidente de la Sociedad Española Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), y los presidentes de los Comités Científicos y Organizador (Gregorio Mediavilla y Rafael Alonso, respectivamente) en el 36º Congreso Nacional que concluyó el sábado en Bilbao.

La encuesta revela también que más del 86% de los facultativos considera que en el último año se ha deteriorado la calidad de la prestación de los servicios de AP y, por ello, el 54,11% cree que los usuarios de sus servicios están siendo perjudicados. El estudio dado a conocer por SEMERGEN destaca también que el 42,18% de los profesionales atiende cada año a entre 1.500 y 1.999 cuando la reivindicación de las sociedades científicas es que el número de Tarjetas Sanitarias por pacientes (TIS) no superen los 1.500.

Del trabajo se desprende también que el 67,56% de los médicos de familia dispone de entre 5 y 10 minutos por paciente, mientras que el 18,13% cuenta con menos de 5 minutos, aunque, tal y como afirma Llisterri, “esto varía según las CC.AA.”.
A pesar de todo, el 66,53% de los especialistas consultados califican el actual nivel de la asistencia sanitaria de AP en general dentro del conjunto del estado español como buena, mientras que el 14,03% la define como bastante mala.

Deterioro en la prestación de los servicios
El 74% de los facultativos consideran que el nivel de sustituciones en su Centro en el último año está bastante peor que el año anterior y el 47,70% cree que tiene en la actualidad más tareas burocráticas en su consulta que en 2013.

El estudio revela que el 55,71% asegura tener dificultades a la hora de acceder a los nuevos tratamientos. Y más de la mitad de los encuestados creen que el Consejo Interterritorial y las demás autoridades sanitarias casi no consultan a las sociedades científicas para las mejores medidas para mejorar el SNS.

Uno de los datos que sobresale de la encuesta es que cerca del 60% de los especialistas se muestran pesimistas respecto al futuro de la AP en España, que sumado al 24,0% que tampoco lo ve bastante bien “nos ofrece un panorama desalentador”, apunta Llisterri, al tiempo que señala que desde “SEMERGEN estamos trabajando para cambiar esta impresión y ofrecerles una inyección de optimismo”. De hecho, prácticamente el 100% de los médicos de familia consideran que ellos son parte de la solución, y no el problema, para superar la repercusión en Sanidad que está teniendo la actual crisis económica.

Como otros aspectos de interés, el presidente de SEMERGEN destaca que el 70,14% de los médicos de Familia están plenamente de acuerdo con que sea este profesional el que decida sobre las incapacidades temporales (IT), al tiempo que reconoce estar sorprendido porque casi el 30% de los compañeros estén de acuerdo con que no sea de su competencia. “Nosotros no queremos dar bajas, pero el médico tiene que ser el último garante de la alta médica”, sentencia el presidente de SEMERGEN.

Una queja patente en la encuesta es la variabilidad, según las CC.AA., a la hora de acceder a las pruebas complementarias. Así, mientras en el País Vasco la mayoría de los médicos de AP tienen acceso a pruebas como TAC, RM, ecocardío, endoscopia…, el 52,91% de los encuestados de otras zonas del estado asegura tener limitaciones a algunas de estas pruebas, mientras que un 22,04% apunta no poder acceder a ninguna de ellas.

El 84,37% de los médicos de Familia consideran necesario un programa de acreditación/reacreditación que evalúe su nivel de competencia, recomiende y facilite una línea formativa para mejorar y que certifique sus conocimientos y habilidades. En este sentido, el Dr. José Luis Llisterri apuesta por impulsar la especialidad de médico de Familia en la Universidad.