Inicio ASP Indemnizan con 57.753 euros a un joven que pierde un ojo en...

Indemnizan con 57.753 euros a un joven que pierde un ojo en una clínica, pero solo recibe 5

Compartir

El oftalmólogo Luis Antonio Outeiriño Míguez fue condenado en abril de 2014 a pagar 57.753 euros a Adrián Pérez por una serie de negligencias médicas que derivaron en que el paciente perdiera su ojo derecho. De esa cantidad, solamente pagó los 5,54 euros que se pudieron encontrar a su nombre en las entidades financieras en España, según información que recoge el diario 20minutos.

Los hechos se remontan al año 1992, cuando Adrían tenía tres años. Las maestras de guardería a la que acudía recomendaron a sus padres que el niño debía acudir al oftalmólogo, ya que “torcía un poco el ojo derecho”.

Tras recibir por parte de médicos del Hospital Gregorio Marañón que lo más adecuado era esperar a que el ojo se desarrollase ya que Adrián era muy pequeño, los padres optaron por buscar una segunda opinión, pero ya en la sanidad privada. Acudieron a un oftalmólogo de Madrid que entre su historial de intervenciones figuraba el nombre de varios famosos.

Como informa el diario 20minutos, con tres años, Adrián fue intervenido por primera vez para quitarle una catarata congénita de su ojo derecho. Aquí es cuando empieza el calvario de este pequeño por entonces, que finalizó con la pérdida total del ojo.

Tras esta primera intervención, Outeiriño, dejó de cobrar a la familia, quizás sabedor del error clínico que había cometido en esa operación, y con la intención de solucionarlo.

En el historial clínico de Adrián en la Clínica Oftalmológica Outeiriño, consta que el oftalmólogo intervino hasta en un total de seis veces en el ojo derecho del paciente, cinco de ellas con anestesia general entre 1992 y 2005, cuando ya contaba con 16 años. Sin embargo, Adrián dice que las operaciones fueron 12 en total.

Tras dejar de acudir a esta clínica en 2005, los padres decidieron que Adrián fuera atendido por otros profesionales. Así, finalmente, en 2013, en la Clínica Rementería le colocaron una prótesis debido a la atrofia completa del globo ocular, pero ya era demasiado tarde para recuperar su ojo completamente ciego.

Solamente se encontraron cinco euros en la cuenta
La sentencia condenó a Outeiriño en abril de 2014 al pago de una indemnización de  57.753 euros. Transcurridos los 20 días de espera que corresponden, al no haberse hecho efectuado el pago, la sentencia fue ejecutada. En ese instante la Justicia solicitó a todos los bancos que operan en España el embargo de sus cuentas hasta satisfacer el importe que Outeiriño debe pagar.  La sorpresa cual fue que solamente encontraron en una cuenta la cantidad de cinco euros, que por ridícula que sea, fue embargada.

En declaraciones a 20minutos, el abogado de Adrián, Juan Manuel Cepeda, considera que “es posible que ante la avalancha de denuncias y demandas que estaba perdiendo, Outeiriño haya ocultado su patrimonio a través de sociedades”, quien ha solicitado el embargo de las acciones de esas sociedades, en caso de que a través de ellas pudiera estar ocultando su patrimonio.

Llevar a cabo el embargo de acciones de una sociedad, como explica el letrado, “es un proceso muy largo y complicado”, además añade que la investigación judicial del patrimonio de Outeiriño podría extenderse en torno a un año, y en el supuesto de que no se encontrase patrimonio que poder embargar, se podría interponer una querella por alzamiento de bienes. Toda una serie de procesos, que como afirma el abogado Cepeda, “implica tasas judiciales, muchos gastos, y la situación económica de Adrián no es muy buena”, por lo que “no sé si podrá hacer frente a ella”, añade.

Un historial de condena por mala praxis
Outeiriño tiene un historial de condenas por mala praxis, entre las que figura una de 100.000 euros en 2009 y otra de 16.000 en 2008.

Un abogado especialista en negligencias médicas consultado por el diario 20minutos muestra su perplejidad por el hecho de que un médico que está registrado en un Colegio de Médicos, en este caso en el de Madrid, y por lo tanto está en disposición de poder ejercer su profesión, y al mismo tiempo la obligación de tener un seguro, desde el Colegio no hayan podido confirmar la existencia del seguro que tiene. “Sorprende que un médico no tenga patrimonio, habría que investigar si tiene su patrimonio a nombre de terceras personas, es bastante sospechoso”.

Mientras, Adrián deberá cambiar su prótesis en el ojo derecho cada tres años, aproximadamente, y con un coste de unos 2.500 euros que la Seguridad Social no la cubre.
..Emilio Ramirez