Inicio ASP Relajantes musculares y antibióticos, principales inductores de alergias en las anestesias de...

Relajantes musculares y antibióticos, principales inductores de alergias en las anestesias de las intervenciones quirúrgicas

Compartir

Los relajantes musculares y antibióticos son los principales inductores de alergias en las anestesias de la cirugía, y es que esta conclusión se desprende de los resultados de un protocolo que ha sido elaborado por los departamentos de Alergología y Anestesia de la Clínica Universidad de Navarra, único hospital español que realiza este tipo de seguimiento.

El protocolo de seguridad se trata un trabajo multidisciplinar en el que de manera coordinada  alergólogos y anestesistas trabajan para mejorar el diagnóstico, los informes, y fundamentalmente para proteger la vida de los pacientes para los casos de reacciones alérgicas por anestesia.

Hasta ahora, diversos estudios desarrollados en Francia y Australia, entre otros países, concluyen que solamente 1 de cada 10.000/20.000 pacientes sufren una reacción alérgica a la anestesia. El doctor Alberto Lafuente, especialista en anestesia de la Clínica Universidad de Navarra, asegura que “realmente este tipo de reacciones alérgicas a la anestesia son más frecuentes de lo que está publicado en la bibliografía científica”.

Según el doctor Gabriel Gastaminza, alergólogo en la Clínica Universidad de Navarra, los relajantes musculares y antibióticos, como principales inductores de alergias en las anestesias de la cirugía, no dificultan o hacen que la operación se pare, y es que “en la gran mayoría de los casos la intervención quirúrgica puede continuar sin mayor complicación que la de esperar a que las erupciones cutáneas bajen”. “Que la operación se interrumpa”, puede suceder “en un 10% de los casos”, añade.

Para los especialistas de la clínica la relevancia de este protocolo de seguridad, es la inmediatez que ofrece del estudio de la alergia, y es que  “en los primeros tres días tras la reacción alérgica, el paciente ya tiene un estudio completo basado en los datos recogidos sobre el tipo de reacción y la medicación usada para la anestesia”, explica Gastaminza.

Una vez elaborado el estudio, el paciente podría desplazarse a cualquier otro hospital con el informe sobre los medicamentos causantes de la reacción alérgica.  “Todos los pacientes han sido atendidos por Alergología en los cuatros primeros días tras la reacción alérgica en quirófano y han vuelto para realizarse una revisión al mes o a los dos meses”, afirma Gastaminza, que muestra su convencimiento hacia este procedimiento que repercute en la mejor atención a los pacientes en la Clínica y en otros centros sanitarios.
..Emilio Ramirez