Inicio ASP El Hospital de Bellvitge desarrolla una técnica que permite usar una misma...

El Hospital de Bellvitge desarrolla una técnica que permite usar una misma córnea para dos trasplantes diferentes

Compartir

Para poder ser más efectivos en el tratamiento de las diferentes enfermedades que solamente necesitan el trasplante de una parte de la córnea donante, el Hospital Universitario de Bellvitge ha desarrollado una técnica que consiste en separar una córnea en dos partes y utilizarla así en dos trasplantes diferentes, ya que hay enfermedades que requieren solamente una parte de esta membrana.

Poder dividir la capa anterior y la posterior de la córnea sólo es posible con muchos años de experiencia en este ámbito. En el hospital hemos sido siempre pioneros en la incorporación de nuevas técnicas de trasplante de córnea, lo que nos ha dado un amplio aprendizaje para manipular este tejido tan complejo”; así lo explicaba la semana pasada Tomas Martí Huguet, jefe de sección del Servicio de Oftalmología del Hospital Universitario de Bellvitge.

Y es que este procedimiento que comenzó a practicarse hace dos años, en 2014 en este hospital  se realizaron hasta 36 trasplantes con 18 córneas de donantes. El procedimiento preserva la calidad de las intervenciones y permite llegar a un mayor número de receptores con las mismas donaciones, ya que con un único ojo de donante se consigue doblar el número de trasplantes realizados.

Para conseguirlo, el trabajo organizativo es muy importante, sobre todo a la hora de cuadrar trasplantes en dos pacientes con diferentes enfermedades corneales que recibirán una parte del mismo órgano de donante, explica en un comunicado el hospital.

En concreto, la capa posterior o endotelial de la córnea se utiliza en una técnica de trasplante llamada DMEK (Descemet Membrane Endotelial Keratoplasty), que evita tener que hacer una incisión en el ojo y facilitar así la recuperación del paciente, ya “que en sólo una semana recupera la visión total”, asegura el doctor Martí. Además, añade el doctor que con este procedimiento la tasa de rechazo del implante es mucho más baja en comparación con el resto de técnicas existentes y se evita también la aparición de hipermetropía y astigmatismo. La técnica consiste en extraer con una pipeta las células del endotelio donante e introducirlas en el ojo del paciente mediante una burbuja de aire que se mantiene durante 48 horas.

Por otra parte, la capa anterior de la córnea se trasplanta mediante una queroplastia lamelar anterior profunda (DALK), una técnica en la que se extrae únicamente la parte más externa de la córnea del paciente afectada por cicatrices debido a diferentes enfermedades, y se sustituye por la de un donante sano. La capa interna o posterior del enfermo se deja intacta, ya que no está dañada y es la única susceptible de ser rechazada. “Evitamos así la posibilidad de rechazo y la utilización de corticoides utilizados para prevenir el problema”, afirma el experto.
..Emilio Ramirez