Inicio ASP Nueva técnica para tratar la fibrilación auricular de forma segura, eficaz y...

Nueva técnica para tratar la fibrilación auricular de forma segura, eficaz y personalizada

Compartir

El Journal of The American College of Cardiology, la primera revista cardiovascular del mundo, con un factor de impacto de 15.343, acaba de publicar los resultados definitivos del estudio RADAR realizado por científicos de la Red de Investigación Cardiovascular (RIC) del Instituto de Salud Carlos III y coordinado por el grupo del Hospital Gregorio Marañón de Madrid. El estudio analiza la utilidad de una nueva técnica para identificar y eliminar los focos donde se generan las fibrilaciones auriculares. Demostrada la eficacia y seguridad, cuando se optimice el desarrollo informático de apoyo podrá convertirse en la técnica habitual.

La fibrilación auricular (FA) es la presencia de latidos cardiacos incoordinados y desorganizados que se originan en las aurículas, lo que produce un ritmo cardíaco rápido e irregular. Es la arritmia cardíaca más frecuente y se considera una de las epidemias cardiovasculares crecientes del siglo XXI. Tiene importantes consecuencias a largo plazo, afecta muy negativamente a la calidad de vida, y se asocia a un incremento significativo en la incidencia de embolias, insuficiencia cardíaca y de la mortalidad global por cualquier causa. Los fármacos antiarrítmicos son poco eficaces y su utilización a largo plazo da lugar a numerosos efectos secundarios, graves en muchas ocasiones.

La fibrilación auricular se inicia por activaciones eléctricas que se originan en focos anormales que se sitúan en la aurícula izquierda. La utilización de catéteres para “quemar” (ablación) amplias zonas de la aurícula ha demostrado su eficacia para evitar o curar la fibrilación auricular. Sin embargo, esta técnica está limitada por ser muy compleja y laboriosa, lo que la hace accesible a pocos pacientes y genera grandes y prolongadas listas de espera. Además, por la complejidad y larga duración de los procedimientos, este método no está exento de complicaciones.

La nueva técnica de los investigadores de la RIC es una ablación más selectiva y limitada a la eliminación de puntos de alta frecuencia, que son los realmente peligrosos y pueden ser identificados mediante un sistema computerizado que permite localizarlos rápidamente con precisión y actuar sólo sobre ellos. Probada en 232 pacientes, ha demostrado la misma eficacia pero con menos complicaciones y más seguridad que el método convencional.

En este estudio han participado 10 Centros Sanitarios de alto nivel y excelencia a nivel nacional pertenecientes a la Red de Investigación Cardiovascular (RIC) y se ha realizado en colaboración con la Prof. Martinez-Alzamora de la Universidad Politécnica de Valencia y el Prof. Jalife de la Universidad de Michigan.

Los resultados del estudio RADAR constituyen una evidencia científica de enorme solidez y abren el camino para el desarrollo de programas informáticos sencillos e intuitivos. Para el coordinador del estudio Dr. Felipe Atienza “Es deseable disponer lo antes posible de software que, acoplado a los sistemas de navegación que actualmente se utilizan, permita guiar las técnicas de ablación. Esperamos que las compañías del sector recojan este guante y pongan pronto esta tecnología al servicio de los pacientes. También se necesitan modificaciones en el diseño de la herramienta que hagan más sencillo e intuitivo su manejo.

Creemos que con estas medidas la receptividad de los profesionales a este avance será enorme, ya que supone una enorme simplificación del procedimiento que, sin perder eficacia, permite una aplicación más practica y segura de la ablación, acortando sensiblemente el procedimiento. Todo ello permitirá extender esta terapia a muchos más pacientes.

La técnica de los investigadores de la RIC, según describe Atienza, “crea sólo las lesiones estrictamente necesarias e identifica las zonas responsables de la FA. En cierta medida permite personalizar y adaptar el procedimiento de ablación a las características específicas de la arritmia en cada tipo de paciente. Pero requiere un nuevo entrenamiento por parte de los profesionales”.

Los avances de la ciencia son imparables y esta herramienta, más precisa y sencilla, permitirá tratar a más pacientes con fibrilación auricular y hacerlo de una forma más segura y eficaz”, concluye el Dr. Atienza.