Inicio ASP La Paz participa en un ensayo que avala el uso de un...

La Paz participa en un ensayo que avala el uso de un fármaco en el control del hemangioma infantil

Compartir

El Hospital La Paz ha participado en un ensayo clínico multicéntrico que avala la utilización de un fármaco, el Propranolol, en el tratamiento del hemangioma infantil. El estudio, en el que ha participado el doctor Juan Carlos López Gutiérrez, acaba de ser publicado en The New England Journal of Medicine y es de gran trascendencia ya que evitará intervenciones quirúrgicas y otros procedimientos invasivos en el tratamiento de esta enfermedad.

El hemangioma es el tumor benigno más frecuente en la infancia que aparece en la piel o en los órganos internos durante los primeros meses de vida. Puede aparecer tanto en capas superiores como profundas de la piel y en la mayoría de los casos es visible en la cara y en el cuello. Los hemangiomas pequeños y superficiales suelen desaparecen por sí solos a los cinco años de edad y a veces perduran hasta los nueve años. En algunos casos son mucho más complejos y requieren tratamiento en unidades altamente especializadas.

El Hospital Universitario La Paz cuenta con una Unidad de Anomalías Vasculares en el Servicio de Cirugía Pediátrica y Dermatología que es la encargada de tratar este tipo de enfermedades. Desde que empezó el estudio, en el marco de un ensayo clínico multicéntrico internacional, se ha tratado en La Paz a más de 300 pacientes con un fármaco betabloqueante como tratamiento de primera elección. El Propranolol está indicado en algunas enfermedades cardiológicas y, en el caso del hemangioma, funciona al relajar los vasos sanguíneos y disminuir la frecuencia cardíaca para mejorar el flujo sanguíneo y disminuir la presión arterial.

Menos procedimientos invasivos
Desde que empezó el estudio en 2007, publicado por The New England Journal of Medicine, se ha constatado en La Paz una reducción significativa de los procedimientos invasivos. Así, el Servicio de Cirugía Pediátrica del centro madrileño ha pasado de realizar 60 intervenciones quirúrgicas cada año a causa de esta enfermedad a sólo cinco operaciones en 2014. También se ha reducido la necesidad de realizar procedimientos como láser y traqueotomía así como trasplante hepático, para el cual actualmente no hay ningún niño en lista de espera en España, Europa, Estados Unidos y Japón.

También se ha constatado que la administración de este tipo de fármaco en edad pediátrica es segura y se asocia a escasos efectos secundarios incluso en recién nacidos de bajo peso. El seguimiento de este tratamiento puede hacerse por el pediatra de zona, si bien, se recomienda remitir a estos pacientes a unidades especializadas para confirmar el diagnóstico y establecer tratamiento, así como para la realización de un mejor seguimiento y tratamiento completo ya que en algunos casos, estos pacientes requieren procedimientos terapéuticos complementarios.

Remitir a los pacientes a este tipo de unidades es de gran importancia ya que es frecuente que esta enfermedad se pueda confundir con algún tipo de tumor vascular como sarcomas y leucemias. De hecho, según indican los especialistas del Hospital la Paz, un 47% de los niños derivados a este centro tenían un diagnóstico incorrecto y en un 33% de casos se habían realizado pruebas diagnósticas innecesarias. Además en un 20% de los casos habían recibido un tratamiento no indicado.