Inicio ASP Condenan a cuatro años de cárcel a un MIR de Vitoria por...

Condenan a cuatro años de cárcel a un MIR de Vitoria por delitos de abuso sexual contra dos pacientes

Compartir

Un juzgado de Vitoria ha condenado a cuatro años de cárcel a un médico interno residente (MIR) por manosear partes íntimas y besar a dos mujeres a las que atendió en el servicio de Urgencias del Hospital de Txagorritxu de Vitoria.

Condena que no solamente queda en pena de cárcel, y es que el Juzgado de lo Penal número 1 de la capital vitoriana también establece la imposibilidad de que el médico pueda ejercer su profesión durante esos cuatro años, y le condena a indemnizar con 4.000 euros a sus dos víctimas por los daños morales causados; unas indemnizaciones de las que Osakidetza-Servicio Vasco de Salud es declarado como responsable civil subsidiaria.

El magistrado impone esa responsabilidad subsidiaria a Osakidetza por no garantizar que el médico “asumiera las reglas éticas necesarias para tratar a pacientes femeninos en urgencias y porque los dos delitos se cometieron en sus instalaciones hospitalarias”. La sentencia, contra la que la defensa ha presentado recurso de apelación ante la Audiencia Provincial de Álava, considera probado que el médico cometió dos delitos de abuso sexual agravados sobremanera por su condición de facultativo.

Dos sucesos ocurridos en menos de tres meses
El primero de los sucesos, según la resolución, ocurrió en la madrugada del 17 de noviembre de 2012, cuando el facultativo que, trabajaba en el Hospital de Txagorritxu desde mayo de 2011, se disponía a hacer una exploración a una mujer que había acudido al Servicio de Urgencia tras haber sufrido el robo de su móvil.

La sentencia recoge que aunque se trataba de un examen rutinario, ya que la mujer no presentaba ningún tipo de lesión física externa, el médico le levantó la camiseta, le palpó los dos pechos con las manos, le bajó la minifalda e intentó dar un beso.

El segundo de los hechos sucedió el 4 de febrero de 2013 en el Servicio de Urgencias del mismo hospital, cuando el MIR atendió a las 21:30 de la noche a otra mujer de origen sudamericano que sufría vómitos. En este caso, y al igual que en el anterior episodio, el modus operandi del facultativo fue más o menos similar en el inicio y al final del mismo, y es que también le manoseó los pechos, le hizo comentarios en relación a su vello y la depilación, e incluso le retiró la ropa interior para comprobar cómo era su vello púbico; también trató el besarla finalmente.

Se aprovechó de su condición de médico
En la vista declararon varios compañeros del facultativo, y confirmaron que desde el punto de vista técnico la praxis recogida en los informes médicos en estos casos fue la correcta. Sin embargo,  el juez considera que la declaración de las víctimas “ofrece una absoluta credibilidad”, y matiza que en este caso no se enjuicia una mala praxis médica, sino “una doble intromisión en la esfera personal de dos mujeres que afecta a su dignidad y libertad”, que fue realizada por el acusado “aprovechándose de su condición de médico de Osakidetza” y con la que “buscaba satisfacer su instinto sexual”.

El magistrado afirma que el comportamiento del facultativo “no respalda ninguna praxis médica y espero que ningún protocolo de Osakidetza” en el  “que en un caso en el que no existe lesión física de ningún tipo, el propio médico suba la camiseta al paciente o le baje la minifalda”. Además añade que tampoco considera que en un  caso de vómitos que presente una paciente, “sea preciso descubrir tres veces el pecho de la paciente, manosearlo en dos, inspeccionar su cuerpo para ver cómo se ha depilado o retirar la única que prenda que ésta lleva para apreciar la calidad de su vello en el pubis en las nalgas”.

El letrado incide en que “si además el doctor termina su relación profesional con las dos pacientes intentando besarlas, el ánimo lúbrico es absolutamente evidente”. El Ministerio Público pedía dos años y seis meses de prisión por cada uno de los dos delitos, pero finalmente el juez considera que la pena más adecuada al relato de los hechos es la de dos años y un día por cada uno de los delitos de abuso sexual.
..Emilio Ramirez