Inicio ASP Médicos austriacos y alemanes, trasplantan las tres primeras manos biónicas del mundo

Médicos austriacos y alemanes, trasplantan las tres primeras manos biónicas del mundo

Compartir

Tres ciudadanos austriacos han reemplazado sus manos lisiadas por manos biónicas que pueden controlar mediante nervios y músculos trasplantados desde las piernas hasta los brazos. Se han convertido así en los primeros del mundo en someterse a una nueva técnica que los médicos definen como “reconstrucción biónica”, mediante la cual, les permite utilizar una prótesis de mano robótica controlada por su mente.

El detalle del estudio, que se publica en The Lancet, explica como los tres sufrían desde hace muchos años lesiones del plexo braquial y tenían limitada la función de su mano como resultado de diferentes accidentes. Esta nueva técnica, desarrollada por el profesor Oskar Aszmann, de la Universidad Médica de Viena (Austria), junto con los ingenieros de la Universidad del Centro Médico Goettingen (Alemania) combina dos tipos de mecanismos selectivos de transferencia, la nerviosa y muscular, una amputación selectiva de la mano, y su sustitución por una prótesis robótica, empleando para tal logro sensores que responden a los impulsos eléctricos en los músculos. En los casos anteriores de implantaciones de manos biónicas, éstas eran controladas manualmente.

Ésta es la primera vez que hemos reconstruido una mano biónicamente”, explica el doctor Oskar Aszmann. “Si hubiera visto a estos pacientes hace cinco o siete años me habría encogido de hombros y habría dicho no puedo hacer nada por vosotros“, afirma.

En información recogida en el diario ABC, el profesor Aszmann explica que las lesiones por desgarro del plexo braquial causan una amputación interior,  “que conlleva la separación irreversible de la mano del área de control neural”. Y aunque en la actualidad ya existen técnicas quirúrgicas para este tipo de lesiones, según este experto, “son ineficaces y sus resultados en cuanto a la funcionalidad de la mano suelen ser pobres”.

El tratamiento se produjo en dos etapas. Primero se identificaron y crearon señales electromiográficas útiles para el control de la extremidad robótica, y después se amputaron las manos de los pacientes para ser reemplazadas por la prótesis. Antes de este proceso, los lesionados tuvieron que participar durante nueve meses en un programa de formación cognitiva para mejorar las señales electromiográficas y el control cognitivo de la prótesis.

Aunque la reconstrucción biónica sólo se ha hecho en este centro de Viena, Aszmann apunta que “no existen limitaciones técnicas o quirúrgicas que impidan que se pueda realizar este procedimiento en centros con experiencia y recursos similares”.

Uno de los pacientes, Milorad Marinkovic, de 30 años, perdió el uso de su mano derecha hace más de una década en un accidente de moto. La mano biónica con la que hizo pruebas antes de la amputación le permite sujetar un sándwich o una botella de agua, algo que para él era impensable, pero sobre todo, lo más importante, puede jugar con sus tres hijos.
..Emilio Ramirez