Inicio ASP Condena de cuatro meses de cárcel a un protésico dental por delito...

Condena de cuatro meses de cárcel a un protésico dental por delito de intrusismo profesional en Meliana

Compartir

El juzgado de instrucción número 4 de Moncada (Valencia) ha condenado a un protésico dental que ejercía como odontólogo en el municipio valenciano de Meliana por considerarlo responsable de un delito de falsedad en documento mercantil y otro de intrusismo profesional.

Según recoge la sentencia, facilitada por el Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos de Valencia (ICOEV), el condenando realizaba desde el 20 de noviembre de 2013, en una clínica en Meliana, actos propios de odontólogo, a pesar de carecer del título académico exigible que le habilite para el ejercicio de esta profesión.

El ICOEV descubrió el caso y presentó una querella por intrusismo profesional ante los tribunales, al considerar que las actuaciones del protésico ponían en riesgo la salud de sus pacientes y va en perjuicio de la profesión.

El juzgado condena al falso dentista a cuatro meses de prisión accesoria de inhabilitación especial para el sufragio pasivo y una multa total de 2.160 euros por la comisión de un delito de falsedad en documento mercantil y otro de intrusismo profesional.

El ICOEV informa en un comunicado que el acusado reconoció los hechos en la sede judicial, y admitió que no estaba debidamente titulado por ninguna institución académica para estar habilitado, y por ende ejercer la labor que fraudulentamente hacía.

En la sentencia queda también probado que el acusado emitió una factura, por un importe de 300 euros, cuya firma se atribuía a una odontóloga colegiada sin su consentimiento.

Según las mismas fuentes, el presunto dentista sin titulación académica, también ratificó que había estado haciendo actos propios y exclusivos de la profesión de odontólogo, como poner tratamientos, hacer visitas odontológicas, y toma de medidas en la boca del paciente y prueba de prótesis, y que en el local tenía a su disposición el instrumental y medios propios de un dentista, a pesar de que no lo era.

El presidente de ICOEV, Enrique Llobell, recuerda a los ciudadanos la necesidad de corroborar que el profesional que presta una atención bucodental es un dentista colegiado, ya que de no ser así, advierte que “además de ser ilegal implica un serio riesgo para la salud del paciente”. Llobell también remarca que el odontólogo y el estomatólogo “son los profesionales capacitados para realizar tratamientos odontológicos sobre pacientes, labor que en ningún caso puede ser realizado por un protésico dental o persona no titulada”.

Del mismo modo, el colegio señala como en los últimos años ha denunciado y llevado a la Justicia numerosos casos de intrusismo profesional, “dado que suponen un evidente riesgo para la salud” de la ciudadanía, y ha realizado campañas de divulgación para alertar y concienciar sobre este problema, por desgracia nada incipiente.
..Emilio Ramirez