Inicio ASP Los riegos producidos por paracetamol podrían haber sido subestimados

Los riegos producidos por paracetamol podrían haber sido subestimados

Compartir

El paracetamol, conocido como acetaminofeno en Estados Unidos, puede tener más riesgos de los que originalmente se pensaba, sobre todo cuando se toma por encima de las dosis terapéuticas normales, de acuerdo con una nueva revisión sistemática.

Los autores de esta revisión, y un experto externo, recomiendan precaución al interpretar los datos, ya que son de naturaleza observacional y están sujetos a factores, que pueden llevarnos a la confusión, incontrolables. Dicho esto, los autores señalan que las curvas de dosis-respuesta observadas en cada resultado adverso examinado sugieren “un considerable grado de toxicidad del paracetamol sobre todo en el uso por encima de las dosis de analgésicos convencionales“.

El paracetamol es el analgésico más utilizado con y sin receta en todo el mundo. Es el primer paso en la escalera del dolor [Organización Mundial de la Salud] y, en la actualidad, es lo primero que se recomienda como tratamiento farmacológico, por una variedad de directrices internacionales, para una multitud de cuadros de dolor tanto agudo como crónico” según los autores de la investigación.

Se realizaron dos estudios, uno en el que se examinó el riesgo de mortalidad entre los adultos que tomaron paracetamol y otro entre los adultos que no; en los resultados se encontró una elevación en el riesgo global. En un estudio, la tasa de mortalidad estandarizada fue de 1,9 (95% intervalo de confianza [IC]: 1,88 a 1,94) para quienes tomaban el fármaco. El otro estudio mostró un riesgo general de 1,28 (IC del 95%, 01/26 a 01/30), así como un aumento de la dosis-respuesta de la tasa relativa de la mortalidad de 0,95 (95% intervalo de confianza [IC], desde 0,92 hasta 0,98) en el la exposición más baja, en comparación con quienes no lo utilizans, a 1,63 (IC del 95%, 1,58-1,68) en lo más alto de exposición.

De los cuatro estudios que informaron episodios adversos cardiovasculares, todos encontraron una relación dosis-respuesta, con un estudio que demuestra una mayor relación de riesgo de todos los episodios cardiovasculares de 1,19 (IC 95%, 0,81-1,75) en la menor exposición a CI 1,68 (95%, 1,10 a 2,57) la mayor exposición.

Un estudio que reportó episodios gastrointestinales adversos encontró una relación en la dosis-respuesta con la tasa relativa a los episodios gastrointestinales adversos o sangrado, al pasar de 1,11 (IC del 95%, 1.4 a 1.18) a 1,49 (IC 95%, 1,34-1,66).

Otros cuatro estudios informaron de episodios adversos; de éstos, tres encontraron una relación dosis-respuesta, con uno que informó de un ratio de probabilidades del 30% o más de disminución de la tasa de filtración glomerular estimada pasando de 1,40 (95% CI, 0,79 a 2,48) a 2,19 (IC del 95%, 1,4 a 3,43 ).

Debido a que esta revisión de la literatura médica se basa en datos de observación a largo plazo, hay muchos sesgos potenciales que podrían influir en los resultados, por lo que no se puede decir que los datos sean “puros y absolutos“, observó el autor del estudio, Philip Conaghan, doctor en Medicina y profesor de medicina musculoesquelética de la Universidad de Leeds.

Por ejemplo, un factor que induce a confusión y que es imposible de medir es el uso en exceso de medicamentos de venta libre, ya que por lo general no se registran y pueden incluir medicamentos con efectos secundarios significativos, como es el caso del ibuprofeno. Por supuesto que es casi imposible conseguir a largo plazo datos de los ensayos clínicos: por lo general no se ejecutan durante muchos años, por lo que dependemos de este tipo de datos imperfectos para explorar a largo plazo de medicamentos con potenciales efectos secundarios“, afirmó el Dr. Conaghan.

No creo que este estudio sea reproducible debido a la inconsistencia de los datos. También ese tipo de perfil de riesgo es muy difícil de imaginar que sea significativo“, afirmó Norton M. Hadler, médico y profesor emérito de medicina y microbiología / inmunología de la Universidad de Carolina del Norte.

Implicaciones para la práctica clínica
Lo primero que los médicos deben hacer cuando leen estudios de este tipo es examinar de cerca los métodos de estudio y no simplemente confiar en lo abstracto”, señaló el Dr. Hadler.

Por otra parte, “los médicos deben preguntarse a sí mismos si un paciente necesita, como primera opción, esos medicamentos”, dijo el Dr. Hadler. Aunque el exceso de medicamentos de venta libre es generalmente seguro, tiene sentido tanto para médicos como para pacientes, intentar o probar otras formas de aliviar el dolor sin que tomar medicamentos sea la primera opción contra el dolor.

Dr Conaghan está de acuerdo con Dr. Hadler: “Primero se debenevaluar si es necesario paracetamol para un determinado paciente. Incluso puede ser que pedir a la gente que tome otros analgésicos (como anti-inflamatorios no esteroides u opiáceos, no sea pedir demasiado. En segundo lugar, que pregunten a sus pacientes sobre cuáles suelen ser sus analgésicos, aunque sean de venta sin receta, para obtener una imagen completa del uso de analgésicos (teniendo en cuenta que los fármacos anti-inflamatorios no esteroideos también son analgésicos); en tercer lugar, deben ser conscientes de que las personas que utilizan dosis moderadas o altas paracetamol durante largos períodos de tiempo pueden ser más propensos a ciertos efectos secundarios que tendrán que tener en cuenta para cuidarlos” añadió el Dr. Conaghan.

Estoy asumiendo que el uso común a largo plazo de paracetamol es para el dolor musculoesquelético en esta respuesta… Hay una enorme necesidad de controlar dolor en las personas mayores, ya que aumentan los niveles de dolor de espalda y dolor en las articulaciones con artrosis, y además, muchas personas toleran la aspirina o el ibuprofeno“, concluyó.

También señaló que vale la pena reevaluar cada cierto tiempo si un fármaco todavía ayuda a un paciente. “Esto podría significar detener el uso del medicamento por un par de días y ver si el paciente nota una gran diferencia en el dolor. Luego se tiene que considerar si se están llevando a cabo los ejercicios sencillos que mejoran eficazmente el dolor articular (si ese es su problema) y sin efectos secundarios; por ejemplo, ejercicios de fortalecimiento muscular, seguido por el aumento de la actividad física y pérdida de peso si es necesario. Encajar todo esto en una vida ocupada es complicado, pero al final son más eficaces y más seguros que las píldoras“, explicó el Dr. Conaghan.

Se debe considerar la relación beneficio-riesgo en condiciones particulares, y tendría que ver las ocasiones en las que el paracetamol ha demostrado su eficacia. Un estudio reciente en The Lancet sugirió que paracetamol no era eficaz para tratar el dolor de espalda agudo, aunque es seguro durante un período de 4 semanas, según ese estudio“, dijo el Dr. Conaghan.
..Amaya Lujambio