Inicio ASP 15.000 personas tienen en España el “síndrome de postpolio”

15.000 personas tienen en España el “síndrome de postpolio”

Compartir

Este síntoma no es nuevo en medicina, desde 1875 el médico francés Jean Baptiste Charcot (1875/1936), uno de los fundadores de la neurología moderna, informó por primera vez sobre la creciente parálisis de un hombre que había padecido poliomielitis durante su infancia.

La polio fue una cruda enfermedad que afectó a muchas personas en nuestro país hasta 1976. Año en que gracias a la aparición de la vacuna, empezó a erradicarse. Actualmente las personas afectadas por este síndrome en Europa ha llegado a sobrepasar la cifra de 300.000 afectados, de ellos 15.000 son españoles. No se pueden dar cifras exactas porque no existe ningún registro oficial de los mismos.

Según el Dr. Enric Portell Soldevila, especialista en Medicina Física y Rehabilitación de la “Fundación Guttman” de Badalona, experto en la materia, que sigue a 700 personas en su centro, explica que en algunos países este tema está convirtiéndose en un problema prioritario, como lo demuestra el hecho de que se hayan celebrado ya dos simposios europeos porque, según sus informaciones, en la India hay diez millones de personas afectadas por las secuelas de la polio, que entre los 30/40 años empezarán a sufrir los síntomas del síndrome postpolio.

La incidencia del síndrome post-polio (SPP) conocido también como “efectos tardíos de la polio, atrofia muscular postpolio y “atrofia neuromuscular postpoliomélítica”, puede afectar entre el 20/80% de los que estuvieron en su día afectados por este mal y aparecer entre los 25 y 40 años después del ataque del virus. Fechas puramente indicativas porque puede continuar apareciendo después de esos años.

Según informes específicos las investigaciones que se están realizando se encaminan a confirmar la hipótesis de las causas en los campos de la inmunología y la microbiología, así como en la más afectada, que es el daño y deterioro que produjo en las neuronas motoras del campo de la neurología.

Los afectados por este síndrome pasan por un auténtico calvario físico hasta que se determina el diagnóstico real de esta nueva enfermedad, que puede reflejarse en varios años de continuas visitas médicas a diferentes especialistas, sin que consigan darle una explicación a sus dolencias.

Dolencias que aparecen de forma progresiva, como dolor muscular centrado en las articulaciones, pérdida de equilibrio con la consiguiente proliferación de caídas, osteoporosis, debilidad en los músculos afectados como en los no afectados, cansancio y fatigas anormales, problemas respiratorios, nuevos signos de atrofia, disfagia, poca resistencia al estrés, dificultades en las capacidades de memoria y concentración, problemas circulatorios, intolerancia al frío, problemas intestinales y de continencia urinaria, disfunción sexual, problemas circulatorios etc.

Esta multivariedad de síntomas hacen que los afectados tengan gran dificultad para realizar unas tareas que antes desarrollaban de forma normal, sin necesidad de esfuerzo alguno. Una dificultad que se agrava entre los 40 y 50 años.
Según la Asociación de Afectados de Polio y Síndrome Post-Polio. España lleva 20 años de retraso en este tipo de investigaciones, en relación con lo que ya se ha adelantado y realizado en otros países, que cuentan ya, afortunadamente, con organismos especializados en la valoración de estas discapacidades, mientras que en nuestro país hasta se ha llegado a negar su existencia.

Esta Asociación SPP ya ha llevado al Congreso sus propuestas a través de la Diputada Esperanza Esteve, a la que han entregado un dossier informativo muy completo encaminado a solicitar que se modifique el Real Decreto que en 2009 reconoció la jubilación anticipada a las personas que se han visto afectadas por este síndrome.
La presidenta de dicha Asociación, Consuelo Ruiz, aclara que lo que solicitan no son indemnizaciones por el retraso que en su día hubo en la vacunación masiva contra la polio en España sino la solicitud de una atención sanitaria adecuada porque se da la circunstancia de que todavía hay muchos profesionales de la medicina que o no conocen la existencia de este mal o, lo que es más lamentable, que no creen en él , así como que se revise adecuadamente el citado Decreto que en el año 2009 reconocía a los afectados su derecho a la jubilación anticipada y otros pormenores tendentes a solucionar con urgencia este problema.
..Lola Granada