Inicio ASP Diversos estudios demuestran la relación que existe entre el estrés y la...

Diversos estudios demuestran la relación que existe entre el estrés y la progresión del cáncer

Compartir

Diversos estudios publicados recientemente demuestran que entre el estrés y la progresión del cáncer existe una relación. Concretamente han comprobado que el sistema neuroendocrino a través del sistema nervioso simpático, puede regular la actividad de las células en el microambiente tumoral.

Y es que el sistema nervioso simpático, es aquel que nos hace estar preparados para la acción. Este sistema, que media en la respuesta de estrés hormonal, aumenta los niveles de adrenalina y noradrenalina en sangre, y hace que aumente la frecuencia de los latidos del corazón, se dilaten las pupilas y los bronquios. Sin embargo, hasta ahora, poco eran los conocimientos que se tenían sobre sus efectos en la progresión del cáncer, en particular sobre la metástasis a tejidos distantes.

Por ello,  investigadores del Instituto Monash (Australia) están analizando el impacto molecular y celular de los neurotransmisores adrenalina y noradrenalina en el microambiente tumoral. Estos neurotransmisores se unen a los receptores B-adrenérgicos que se encuentran en la membrana de la célula tumoral.

Estos estudios confirman la importancia del control del estrés en los pacientes oncológicos, además de abrirnos nuevas perspectivas en los tratamientos farmacológicos coadyuvantes como el uso de fármacos que bloquean los receptores B-adrenérgicos”, explica la doctora del Centro Médico Teryon de Barcelona, Esther Ibáñez.

El estrés afecta el funcionamiento tumoral a través de vías de señalización beta-adrenérgicas que reclutan macrófagos para el tumor primario. En circunstancias normales, los macrófagos ayudan a nuestro sistema inmune a luchar contra la enfermedad, sin embargo el cáncer altera los macrófagos para ayudar a las células tumorales a diseminarse por todo el cuerpo para colonizar otros órganos.

Además, en otros estudios realizados últimamente, han podido demostrar que el estrés crónico acelera las metástasis del cáncer de mama mediante la acumulación de macrófagos en el tejido tumoral, así como la progresión de la leucemia linfoblástica aguda.
..Emilio Ramirez