Inicio ASP Inyecciones de lidocaína, guiadas por imágenes, para paliar dolores de cabeza

Inyecciones de lidocaína, guiadas por imágenes, para paliar dolores de cabeza

Compartir

La inyección de anestesia local en parte del nervio trigémino con fluoroscopia se utiliza para tratar la migraña y otro tipo de dolores de cabeza.

Un nuevo estudio ha demostrado que adormecer el ganglio esfenopalatino (GEFP) con ayuda de la fluoroscopia mejora, en un tercio, los dolores de cabeza según Kenneth Mandato, investigador principal del estudio, doctor en Medicina y profesor asistente de Radiología Intervencionista en el Centro Médico de Albany, Nueva York.

Adormecer el GEFP de a través de los conductos nasales, en un procedimiento guiado por imágenes, “puede disminuir el dolor y la discapacidad asociada con dolores de cabeza crónicos y tiene el potencial de ser una alternativa a la terapia tradicional“, concluyen los investigadores.

La investigación fue presentada en la Reunión Científica Anual de la Sociedad de Radiología Intervencionista.

Procedimiento guiado por imágenes
El estudio incluyó a 112 pacientes, la mayoría mujeres (79%), con una edad media de 44,5 años, que habían sido diagnosticados con migraña (n = 98) o las cefaleas en racimo (n = 14). Los pacientes habían estado recibiendo un régimen de medicación estable durante más de una semana.

Para cuantificar el grado de debilitamiento, los investigadores evaluaron a los pacientes utilizando una escala analógica visual (EAV), con puntuaciones que podrían variar del 1 al 10 (más grave). Al inicio del estudio, la puntuación media del EAV fue de 8,25. Todos los pacientes tenían una puntuación en la EAV superior al 4 durante, al menos, 15 días de cada mes.

La inyección nasal del gangio esfenopalatino, guiada por imágenes, implica un adormecimiento inicial de la nariz con un aerosol de lidocaína, mientras el paciente se acomoda. Luego, mientras el paciente ya está recostado, el médico, usando la fluoroscopia (o radioscopia), introduce un pequeño catéter hasta una fosa nasal en la parte posterior de la nariz y le inyecta una cantidad muy pequeña (2 ml) de concentrado (4%) de clorhidrato de lidocaína (xilocaína, Astra Zeneca) en el GEFP, mientras que el paciente inhala. Luego, el médico repite la inyección a través de la otra fosa nasal.

Todo el procedimiento dura, aproximadamente, unos 15 o 20 minutos y es indoloro para la mayoría de los pacientes.

El estudio mostró que después de la intervención, la puntuación media del EAV disminuyó a 4,10 (P <0,001) en el primer día y 4,40 (P <0,001) en el día 7, y que en el día 30, fue de 5,25 (p <. 001). Esto, dijo el Dr. Mandato, representa una reducción del 36% en la puntuación después de un mes. Los 13 pacientes con cefalea en racimo que respondieron lo hicieron a un modesto nivel significativo, dijo el Dr. Mandato. De los pacientes con migraña que respondieron, 91 lo hicieron a este nivel. El hecho de que los pacientes todavía tuvieran alivio de la cefalea después de un mes sugiere que los efectos duran más que el entumecimiento real. "Esa es la parte interesante de todo esto”, dijo el Dr. Mandato. “Igual que en la lidocaína usada en la piel, el efecto dura sólo unas horas, pero estamos viendo que, a pesar de que la sensación de entumecimiento desaparece, parece detener el ciclo del dolor de cabeza“.

El objetivo es el GEFP, un complejo de nervios fuera del cerebro, “tiene conexiones con muchas de las vías del dolor de cabeza”, dijo el Dr. Mandato. Explicó que la lidocaína inhibe despolarización de la bicapa lipídica, evitando que el estímulo de la migraña complete el circuito neurológico que lleva a los dolores de cabeza.

El estudio también encontró que después de la inyección, el 88% de los pacientes requirieron menos medicamentos para aliviar el dolor en curso.

Por último, no está aún claro por qué 7 de los pacientes del estudio, todos menos uno con un diagnóstico de migraña, no respondieron al tratamiento. Nada que fuera evidente los diferenciaba de los que sí respondieron, dijo el Dr. Mandato, y agregó que el protocolo era el mismo y que tenían una proporción similar de hombres y mujeres.

El estudio no incluyó a pacientes con dolores de cabeza de tipo tensional o dolores de cabeza relacionados con problemas con la columna y cervicales, ya que, según el Dr. Mandato, “nunca se ha demostrado que el dolor de cabeza relacionado con el dolor de cuello o la tensión muscular tenga alguna conexión con esta vía nerviosa“.

El Dr. Mandato ahora quiere darle seguimiento a estos pacientes que sufren dolores de cabeza para analizar la
duración de los resultados a 6 meses. También le gustaría ver más adelante los resultados validados prospectivamente en un estudio ciego.
..Amaya Lujambio