Inicio ASP Avanzan los tiempos que es una barbaridad

Avanzan los tiempos que es una barbaridad

Compartir

Esta es la frase que repetía mi abuelo cada vez que oía alguna noticia que le sorprendía con un gran avance, y murió a los 97 años en 1989.
En ese momento, si a un paciente como él, al hacerle la historia clínica le preguntabas sus antecedentes familiares, era difícil que te pudieran contestar a no ser que hubiera sido una muerte traumática o como mucho: “de los pulmones” “de la tripas” o respuestas similares poco específicas.

A partir de aquí llegaron los grandes avances en técnicas diagnósticas de imagen, RMN, TAC, PET…., que nos han permitido ver lesiones que nunca hubiéramos imaginado, y no solo en imagen bidimensional, sino en movimiento para observar la función, con contraste viendo, por ejemplo, como la sangre pasa de unas cavidades a otras (ECO), o la actividad cerebral. Pues bien, todo esto se queda pequeño comparado con el desarrollo de la genética en los últimos años.

Genética, como nos dice su significado etimológico (guénesis, origen), “es la parte de la biología que estudia nuestro origen”, buscando en los genes la herencia que va pasando de generación en generación. Así, la información de nuestro color de ojos, de pelo o la estatura la llevamos en nuestra carga genética, y mucho más importante que esto, la información de nuestra posibilidad de padecer cada una de las patologías que a día de hoy conocemos.

Gracias a este conocimiento y su aplicación en la medicina, podremos no solo diagnosticar y tratar, sino lo que es mucho más importante, hacer profilaxis. Por ejemplo, si la incidencia de diabetes es muy alta en mi familia, al hacerme el estudio genético, no voy a poder modificar mis genes, pero voy a poder cambiar mis hábitos de vida para que aparezca lo más tarde posible, protegiendo los órganos diana con revisiones previas. Esto quiere decir que hay otros dos componentes importantes que pueden actuar para ralentizar la aparición de la enfermedad a la que estamos predispuestos genéticamente a padecer: los factores ambientales y nuestros hábitos de vida.
He puesto de ejemplo la diabetes, por su gran prevalencia, pero podríamos hablar de cualquier otra patología.

Dado que los grandes avances de la medicina van a estar muy unidos a la genética, es importante que podamos informarnos de: ¿qué es?, ¿en qué nos puede ayudar? ¿qué tipo de estudio nos podemos hacer?

Aunque esto parece fácil hoy día con las redes sociales, es mejor tener buenas fuentes de información, y tiempo de reflexión.
Por este motivo, con la intención de colaborar, algunas residencias para mayores han incorporado el servicio de herencia genética a su carta de servicios, brindando la posibilidad de contratar la conservación de muestras biológicas para realizar en un futuro estudios genéticos familiares.
..Sara González Blázquez. Directora Médica del Grupo Adavir