No se pierda

Tener un propósito en la vida podría protegernos de infartos cerebrales

4 de agosto, 2015
Garden

Tener un propósito en la vida, la sensación de que la vida tiene sentido, puede servir de protección contra infartos cerebrales a personas mayores, según sugieren los últimos resultados del proyecto .
Entre los participantes en el estudio, quienes demostraban dar un mayor sentido a la vida, tenían menores riesgos de sufrir infartos cerebrales según el examen neuropatológicos.

La salud mental y, en particular, los factores psicológicos positivos como el tener un propósito en la vida, se están perfilando como determinantes muy potentes en los resultados de salud” según afirmó la Dra. Patricia Boyle, coautora del estudio y profesora asociada de ciencias de la conducta en el Centro de Rush Alzheimer’s Disease en Chicago. “Los médicos deben ser conscientes del estado mental de sus pacientes y fomentar comportamientos que incrementen los estados emocionales positivos y ayuden a encontrar un propósito en la vida“, aconsejó.

El motivo de que tener propósito en la vida pueda reducir el riesgo de infartos cerebrales es debido a que esto promueve un estilo de vida más saludable. Las investigaciones anteriores han demostrado que el propósito se correlaciona con un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, señalan que sus nuevos descubrimientos se mantuvieron firmes después de ajustar los factores de riesgo vascular del índice de masa corporal, los antecedentes de tabaquismo, la diabetes mellitus y la presión arterial, así como las medidas de afecto negativo, la actividad física, y los accidentes cerebrovasculares.

El propósito en la vida también puede influir directamente en la función neuroendocrina. Algunos estudios sugieren que el bienestar psicológico se correlaciona con muchos marcadores biológicos, como el nivel de cortisol salival, epinefrina y norepinefrina. Se necesita más trabajo para estudiar estas y otras posibles rutas mecánicas, dicen los autores.

Sin embargo señalan que no tienen datos suficientes para extrapolar esta investigación a toda la población, ya que en su estudio se incluyó a un universo de personas mayores de 80 años (al inicio del estudio) y con altos niveles de educación en comparación con la población general. “Por lo tanto, nuestros resultados aún no pueden generalizarse a otros grupos. La asociación de que el propósito en la vida es un impulso y puede prevenir infartos lacunares requiere más investigación y réplicas en distintos grupos de personas“.
..Amaya Lujambio