Inicio ASP La enfermera británica contagiada de ébola recibe el alta tras recuperarse con...

La enfermera británica contagiada de ébola recibe el alta tras recuperarse con un tratamiento experimental

Compartir

La enfermera del Ejército británico Anna Cross, que contrajo el ébola en Sierra Leona y fue repatriada en avión militar para ser ingresada en un hospital de Londres el pasado 12 de marzo, fue dada de alta el pasado 27 de marzo tras haberse recuperado de la enfermedad.

La sanitaria de 25 años que, fue la tercera ciudadana británica contagiada por el virus, ha sido la primera persona en el mundo en recibir un tratamiento experimental para el ébola basado en el fármaco MIL 77. Este tratamiento es similar a la medicina denominada ZMapp, con la que fue tratado meses atrás el enfermero británico William Pooley, quien también se recuperó de la enfermedad.

Cross, originaria de Cambridge, en rueda de prensa, aseguró que no sabe cómo se pudo contagiar y agradeció los cuidados del personal sanitario que le ha tratado en el Royal Free Hospital de la capital británica. “Gracias a ellos estoy viva”, afirmaba, destacando que si no hubiese sido por el Sistema Nacional de Salud Británico” (National Health Service-NHS) y las Fuerzas Armadas británicas “no estaría hoy aquí”.

Reconoce que todavía necesitará un tiempo “prolongado” para recuperarse plenamente, y afirmó que le gustaría seguir involucrada en el servicio de voluntariados con el Ejército, aunque bien es cierto que desconoce si podrá regresar a Sierra Leona, país donde contrajo la enfermedad.

Cross se alistó en las reservas de la Armada británica en 2013 como enfermera y se ofreció voluntaria para tratar a los pacientes con ébola en Sierra Leona, país al que llegó el pasado mes de febrero y donde trabajaba en unas instalaciones de lucha contra el ébola en Kerry Town, al suroeste de la capital Freetown.

El Centro de Crisis por Ébola de Kerry Town ha sido construido por el Ejército británico con fondos del Gobierno de Londres y abrió sus puertas en noviembre de 2014. Este hospital dotado con 80 camas,  está gestionado por la organización no gubernamental Save The Children y tiene varias camas reservadas para trabajadores sanitarios que enferman por el virus. Los sanitarios británicos, Pauline Cafferkey y Wiiliam Pooley que, contrajeron en su día el virus, sobrevivieron tras recibir tratamiento en Reino Unido. Las dos se contagiaron cuando trabajan con enfermos en Sierra Leona.
..Emilio Ramirez