Inicio ASP El Servicio de Cardiología del Hospital de Santiago de Compostela realiza nueva...

El Servicio de Cardiología del Hospital de Santiago de Compostela realiza nueva técnica para el Síndrome de Brugada

Compartir

El síndrome de Brugada es un trastorno genético poco común del corazón. Aunque las personas afectadas nacen con el síndrome, por lo general no se enteran de que lo padece  hasta la tercera o cuarta década de edad de su vida, siendo más frecuentes en hombres. Los únicos síntomas del síndrome de Brugada consisten en pérdida del conocimiento, lo que comúnmente se conoce como síncope o en muerte súbita cardíaca (cuando el corazón deja de latir repentinamente), pero algunos pacientes también pueden tener palpitaciones.

Por primera vez en España, para el tratamiento de pacientes con el síndrome de Brugada, profesionales del Servicio de Cardiología del Complexo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS) han realizado una nueva técnica, que hasta ahora, en el único paciente en la que se ha aplicado (a finales del pasado mes de marzo) los síntomas ya no están presentes en las pruebas de electrocardiograma, según señala la Gerencia de Gestión Integrada de Santiago de Compostela. El paciente que, fue dado de alta a los cuatro días, se está siguiendo de cerca de su evolución.

En España, esta técnica es pionera, pero en todo el mundo, no llegan a 20 los casos, según explica el CHUS, y es que este nuevo procedimiento está “indicado para casos muy graves y con paradas cardíacas reiteradas”, matiza.

Según estudios publicados, tras someter al paciente a un seguimiento de 18 meses, la desaparición del síntoma se mantiene, que se asocia al riesgo de un incremento de muerte súbita y que afecta principalmente a hombres de unos 30 años.

Hasta ahora, el único tratamiento para los pacientes con este síndrome con una manifestación en un estadio muy grave es la implantación de un desfibrilador que recupere la actividad cardíaca del paciente cuando entre en parada, “lo que puede conllevar muchas complicaciones”, señalan los profesionales.

El CHUS destaca que su Servicio de Cardiología cuenta con “amplia experiencia” en el tratamiento de arritmias complejas y ha implantado 30 desfibriladores en pacientes con manifestación grave del síndrome y cada año estudia unos 15 nuevos pacientes con posibilidad de padecer el síndrome de Brugada.

El diagnóstico de este síndrome se basa en datos clínicos, principalmente en un electrocardiograma, que les permite a los médicos analizar las corrientes eléctricas del corazón y las características de los latidos cardíacos. Durante esta prueba los médicos estarán buscando un cierto tipo de arritmia llamado signo de Brugada. El signo de Brugada es un tipo particular de latidos que solamente se observa en personas con síndrome de Brugada.

En España, el síndrome de Brugada es la causa de entre el 5 y el 10% de los casos de muerte súbita en gente joven, mientras que en otros lugares como Asia puede llegar a representar hasta el 50% de las muertes súbitas en personas jóvenes.

La prevalencia mundial estimada del síndrome de Brugada es aproximadamente de 0,05% o 1 en 2000 individuos, presentando una marcada variabilidad geográfica, y es que su prevalencia es menor en Europa y mayor en el sureste asiático, donde es considerado endémico.
..Emilio Ramirez