Inicio ASP Una app informa sobre la ubicación de desfibriladores en la ciudad de...

Una app informa sobre la ubicación de desfibriladores en la ciudad de Cáceres

Compartir

Una aplicación desarrollada en la Universidad de Extremadura (UEx) indica al usuario dónde se encuentran los desfibriladores, cómo llegar al más cercano y la posibilidad de contactar con el servicio de emergencias 112.

La app, desarrollada sin ánimo de lucro por Daniel Jesús Martín Flores, estudiante de Ingeniería del Software de la Escuela Politécnica de la Universidad de Extremadura y becario del Grupo de Investigación QUERCUS, basa su utilidad en encontrar en la ciudad de Cáceres, y en el menor tiempo posible, dónde se localiza el desfibrilador más cercano. Además, esta herramienta permite a través del GPS del móvil calcular la ruta para llegar hasta el mismo.

El servicio ha sido desarrollado haciendo uso de los datos ofrecidos a través de ‘OpenData Cáceres’, una plataforma de datos abiertos desarrollada mediante la colaboración entre el Ayuntamiento de Cáceres y la Cátedra de Telefónica de la UEx del grupo de Investigación QUERCUS, que ofrece a ciudadanos y empresas la posibilidad de conocer numerosa información de interés de manera libre y gratuita.

La app, para toda persona que quiera instalarla en su Android debe descargársela a través de Google Play, buscando desfibriladores Cáceres. En la actualidad, hay 20 desfibriladores en la ciudad extremeña.

La relevancia de esta app, sin duda que es grande, y es sí se tiene en cuenta que la posibilidad de supervivencia de una persona que acaba de padecer un paro cardíaco repentino pasa por la aplicación de una descarga eléctrica mediante un desfibrilador, y que  sin la aplicación de este tratamiento, la víctima fallecería en tan sólo 10 minutos, el saber dónde se localiza el desfibrilador más cercano y saber llegar a él lo más rápido posible, puede salvar la vida de la persona afectada, ya que las probabilidades de supervivencia se reducen entre un 7 y un 10% cada minuto que pasa. Además, para evitar daños cerebrales el tiempo de actuación debe ser de entre 4 y 6 minutos por lo que es “sumamente importante” que los testigos de un paro cardiaco actúen de forma inmediata, según indica la Universidad de Extremadura en nota de prensa.