Inicio ASP Un test de aliento podría detectar si las personas con problemas intestinales...

Un test de aliento podría detectar si las personas con problemas intestinales tienen riesgo de cáncer de estómago

Compartir

Una simple prueba de aliento podría ayudar a predecir si las personas con problemas intestinales tiene un riesgo elevado de desarrollar cáncer de estómago. La nueva prueba de aliento desarrollada por expertos en el Russell Berrie Nanotechnology Institute (Gran Bretaña), y que cuyo trabajo se ha publicado en Gut, se basa en estudios anteriores de investigadores de Israel, Letonia y China. La idea es que las personas con cáncer pueden tener “huellas en aliento únicas”, que contienen una serie de compuestos químicos que no se encuentran en el aliento de las personas que están libres de la enfermedad.

Los expertos creen que la prueba podría detectar pacientes con un riesgo muy elevado de desarrollar cáncer de estómago, lo que permitiría su tratamiento, sin embargo, aseguran, que todavía hay que validar la prueba.

Uno de los mayores problemas con los cánceres del estómago es que se diagnostica tarde, cuando ya la posibilidad de supervivencia es pobre. Esto ocurre en parte porque los síntomas (indigestión y dolor) pueden confundirse con cuadros sintomáticos de otras enfermedades. La dificultad de diagnóstico hace que los científicos estén trabajando en herramientas que permitan una detección más temprana, ya que ayudaría a mejorar el pronóstico.

Para demostrar su idea, los investigadores del Russell Berrie Nanotechnology Institute, estudiaron muestras de aliento de 145 pacientes, de los que 30 ya se sabía que tenían cáncer de estómago, y el resto había sido remitido para investigaciones debido a sus síntomas precancerosos que podrían avisar de tumores malignos.

Los científicos probaron el test en una serie de diferentes escenarios y vieron que era eficaz en la detección de muestras cancerosas en los pacientes con cáncer ya diagnosticado. Además demostró ser prometedor en la identificación de los síntomas precancerosos en los que tenían un alto riesgo de padecer la enfermedad.

De un total de 130 compuestos orgánicos volátiles identificados en el aliento exhalado, los niveles de ocho diferían significativamente cuando las muestras del grupo de cáncer gástrico se compararon con los de los grupos con cambios precancerosos. Además, los patrones de detección fueron capaces de distinguir con precisión entre las diferentes etapas de pre-cancerosas, marcando a los pacientes con bajo y alto riesgo de desarrollar cáncer gástrico. Los resultados se mantuvieron con independencia de otros factores influyentes, como la edad, el consumo de alcohol y el uso de fármacos (inhibidores de la bomba de protones).

Sin embargo, el test no fue preciso en todos los casos, ya que algunos pacientes fueron mal diagnosticados como de alto riesgo, lo que se denomina “falso positivo”. Por ello, los autores reconocen que se necesita más trabajo antes de estar listo para su uso en la clínica, pero también son conscientes del “atractivo de esta prueba”, y es que tiene un “carácter no invasivo, facilidad de uso, rápida capacidad predictiva y bajo coste”, concluyen.