Inicio ASP Dr. Pedro Cía: “Se depositan demasiadas expectativas en la medicina actual”

Dr. Pedro Cía: “Se depositan demasiadas expectativas en la medicina actual”

Compartir

El Dr. Pedro Cía Gómez, catedrático de Medicina Interna y Presidente de la Comisión Deontológica del Colegio Oficial de Médicos de Zaragoza, impartirá la conferencia inaugural del II Congreso de Deontología Médica. El profesional manifiesta que la cualidad que más valora el paciente de un buen profesional médico es la empatía.
El Congreso Nacional de Deontología Médica, que tendrá lugar del 7 al 9 de mayo en Tarragona, debatirá sobre la información y el secreto profesional o el médico en consulta y en redes sociales, entre otros temas.

¿El aumento de la tecnificación en la medicina y el posible exceso de pruebas complementarias que se demandan, debería acotarse o bien dejarlo en manos de cada profesional?
Disponer de medios es bueno. Lo importante es que los profesionales indiquemos razonadamente las pruebas complementarias orientados por la historia clínica y por la exploración del enfermo. De esta forma, los profesionales actuaremos convencidos de por qué necesitamos en cada caso unas pruebas y no otras y podremos explicarlo al paciente, que siempre debe compartir la toma de decisiones.
Asimismo, me parece cada vez más necesaria una formación continuada que muestre al profesional los fundamentos, las indicaciones, las limitaciones y el rendimiento de las nuevas técnicas que se incorporan y que estarán a disposición del facultativo, especialmente aquellas que se pongan en marcha en su centro de trabajo.

¿Cree que se deberían hacer esfuerzos para recuperar una buena parte de la confianza y la fe perdidas en la Medicina y sobre todo en los médicos, o bien olvidarse del pasado y adaptarse al presente?
Pienso que en la medicina actual, que es tan eficiente, se confía mucho y hasta se deposita en ella demasiada expectativa, porque se tiende a pensar que hay solución para todo.
Respecto al médico, creo que se potenciaría la confianza en él, si se le da más tiempo para que pueda desarrollar una adecuada relación médico-paciente, para que pueda llevar a cabo sin prisa su historia clínica y su exploración, para que tenga más tiempo de escuchar al paciente y atender sus inquietudes. De este modo, el médico podrá a su vez explicar y motivar mejor al paciente. Estoy seguro de que si se potencian las posibilidades de comunicación, la confianza en el médico aumenta.

¿Cómo ve a las Comisiones Deontológicas de los Colegios de Médicos?
En nuestra comisión, el estudio de cada caso se le encomienda a uno de los miembros, que hace de ponente. Por su parte, los demás aportan sus observaciones u opiniones para emitir el correspondiente informe y conclusiones. No obstante, siempre que algún paciente o algún médico quiere hablar con nosotros, lo citamos para responder a todas sus dudas o preguntas.
Además, hemos organizado un foro que se desarrolla a lo largo del curso sobre el Código de Deontología, donde se debate sobre los diversos artículos y da ocasión para que muchos de los colegiados conozcan la Comisión y estén más familiarizados con el Código.

Las Comisiones Deontológicas son nombradas por las Juntas de Gobierno de los Colegios y ratificadas en la Asamblea de Compromisarios, es decir, son órganos asesores de la Junta. En este contexto, ¿es fácil ser independiente y justo de cara al paciente y al resto de Colegiados?
Nosotros no hemos tenido ningún tipo de presión o influencia por parte de la Junta. Nos dan plena libertad y siempre han aceptado nuestras decisiones. Asimismo, para poner en marcha iniciativas como la del Foro al que antes me refería, hemos contado con el apoyo decidido de la Presidenta del Colegio.

¿Qué cualidades y en qué orden cree que son las que más valora el paciente en un buen profesional médico?
Creo que lo primero es mostrar empatía. Que nuestros pacientes noten que nos afecta lo que a ellos/as les preocupa. En segundo lugar, que sepamos explicarles con claridad su proceso, su tratamiento sus cuidados y las orientaciones preventivas. En tercer lugar, también es importante ofrecer nuestra disponibilidad, que sepa el paciente que no estará solo en su situación de enfermedad.