Inicio ASP “DeMemory”, las pastillas que Sánchez Chillón y García Alarilla necesitan para recordar...

“DeMemory”, las pastillas que Sánchez Chillón y García Alarilla necesitan para recordar su actividad en la JD del ICOMEM

Compartir

La cruzada de Miguel Angel Sánchez Chillón y Miguel García Alarilla contra los miembros de la Junta Directiva del Colegio sería ridícula sino fuera por el “acoso” al que les están sometiendo, dejando un “histórico” y “pésimo” recuerdo. Las famosas pastillas “DeMemory” han debido desaparecer de sus botiquines.

Ambos se presentaron a las últimas elecciones y perdieron. Ninguno de los dos parece haberlo aceptado, ni de buen grado ni de mal grado, y acechan a la Junta Directiva de manera continuada. Solo salvan a la presidenta que parece haberse dejado llevar. La pelea es desigual porque mientras la Junta Directiva está obligada a seguir los estatutos y una completa legalidad, Sánchez Chillón y García Alarilla utilizan redes sociales y medios “sedientos” de venganza para “malinformar” a los compañeros.

Aguila Roja, las obras y los presupuestos
Ahora que la Junta Directiva ha logrado un beneficio histórico de más de 2 millones de euros en dos años consecutivos les acusan de no utilizar bien los presupuestos. Los colegiados todavía recuerdan que el dinero del Colegio, con García Alarilla al frente y Sánchez Chillón en la Junta Directiva, estaba colocado al 0,5% mientras el mercado lo tenía cerca del 5% (un diferencial de unos 300.000 euros). Las acusaciones de comisiones contra la Junta Directiva no llegaron a ejecutarse, pero la duda… todavía se recuerda.

Sonia López Arribas y Sánchez Chillón desaprueban las obras de la sede del ICOMEM, pero de nuevo se vuelven a olvidar que la sede de Esparteros tuvo unas obras muy criticadas que rondaron el millón de euros (aunque los técnicos aseguran que se podría haber haber hecho por “menos de la cuarta parte”). Sánchez Chillón y García Alarilla no levantaron la voz como ahora, ¿será porque estaban en el poder? Recordarlo es muy fácil porque hubo muchas críticas.

La grabación de un capítulo de Aguila Roja en el Gran Anfiteatro ha sido utilizada para acusar a la Junta Directiva de explotación de las salas del Colegio, tratando de “desestabilizar” a sus miembros. Quizá convendría recordar que mientras estos dos “ilustres” médicos estaban en la última Junta Directiva, desde 2009 se han rodado anuncios, series, capítulos y hasta reportajes comerciales. Todos los años en los que ellos han pasado por la calle Santa Isabel técnicos para grabaciones en el Gran Anfiteatro, la Sala de Prensa, la sala Ramón y Cajal, el Pequeño Anfiteateo, la Cafetería o la Biblioteca. Han sido protagonistas Nintendo, Amstel, el Tiempo Entre Costuras, Juver, revista Glamour, BBC, Micropunto Films, Flaca Films… Mientras ambos vivían felices en la cúpula de la corporación, sin levantar la voz, sin extrañezas. Para recordarlo solo hay que tener voluntad de ello.

Revancha y acoso
Ahora que han perdido sus privilegios en el Colegio de Médicos de Madrid “montan en cólera”. Si mal está ahora, mal estaba antes, si bien estaba con ellos al frente, bien debe estar ahora. La diferencia es que los que están ahora están acosados por los que perdieron, mientras que los que estaban antes actuaban por propia iniciativa.

El problema del ICOMEM suena a revancha, García Alarilla y Sánchez Chillón perdieron las elecciones y quizá todavía no lo aceptan. Los colegiados no les apoyaron y parece que quieran volver para borrar las huellas de lo que hicieron, y quizá también de lo que “no hicieron”.

DeMemory puede ser una solución para ayudarles a recordar porque “es un complemento alimenticio formulado con nutrientes específicos, vitaminas y minerales que ayudan a disminuir la fatiga mental, reforzar la capacidad de concentración y la memoria“.
..Alfonso González