Inicio ASP López Arribas: “Espero que me podáis perdonar lo que estoy haciendo”

López Arribas: “Espero que me podáis perdonar lo que estoy haciendo”

Compartir

Fuentes colegiales aseguran que la presidenta se ha dirigido con estas palabras a algunos trabajadores del Colegio de Médicos de Madrid. La preocupación en la plantilla de trabajadores crece por la forma con la que se dirige a ellos la presidenta López Arribas. Por otro lado, varios trabajadores ya han comenzado los trámites para denunciarla ante magistratura por “acoso” laboral que están sufriendo.

No es la primera vez que sucede. Hace tiempo, cuando ha tenido que dejar de contar con algún otro colaborador, también acabó con lágrimas en los ojos diciendo “perdóname, por favor, perdóname”.

La situación a la que está llevando al Colegio la presidenta López Arribas ha sobrepasado todos los límites razonables, profesionales y deontológicos. Esta médico militar denuncia en los medios de comunicación afines cuestiones que son desmentidas jurídicamente, seguramente con el propósito aparente de “enturbiar” los resultados de la actual Junta Directiva que ella preside.

La próxima asamblea para aprobar las cuentas de 2014 es su última oportunidad para reivindicar “no se sabe qué” porque actúa sin el apoyo de ningún miembro de la Junta Directiva, solo mantiene el apoyo de algunos miembros de la oposición que están enrabietados por haber perdido las últimas elecciones.

La única salida digna para la presidenta es la dimisión
Una vez que se han conocido las resoluciones de la Comisión de Recursos en las que le deniegan por fondo y forma sus peticiones, y además dejan claro que no puede recurrir algo que ella misma ha aprobado, la presidenta debería intentar mantener la dignidad marchándose.

Los estatutos del Ilustre Colegio de Médicos de Madrid especifican que el gobierno es un órgano colegiado, que tiene esa virtud para no depender, precisamente, de la voluntad de una sola persona. A pesar de ello la Dra. López Arribas ha estado utilizando su cargo y sigue haciendo manifestaciones como presidenta que no se corresponden con los acuerdos adoptados por sus órganos colegiados, y por tanto está faltando a los deberes que le exigen los estatutos vigentes. “El Presidente velará por el cumplimiento de los preceptos reglamentarios y de los acuerdos y disposiciones de obligado cumplimiento que se dicten por el Consejo General, Junta Directiva, u otros órganos de gobierno”. (Artículo 22)

Imputada y expedientada por no guardar la confidencialidad de su cago
Cabe recordar que López Arribas está imputada por el juez por un delito de “revelación de secretos oficiales” junto a su marido, Joaquín Ruiz Escagedo y el exdirector general Antonio Mora. En diferentes correos electrónicos el juez ha visto indicios de delito en los tres por transmisión de información reservada referente a contratos, información sobre el estado del colegio o el contrato laboral del propio Mora a personas ajenas a la institución, saltándose un documento en el que se comprometieron a “salvaguardar el principio de confidencialidad en todos sus actos y mantener el debido sigilo profesional, sin que pueda divulgar documentación alguna a la que tenga acceso por razón de su relación con el ICOMEM“.

Además, el pleno de presidentes de la OMC decidió expedientar a López Arribas por utilizar una grabadora escondida en su “ropa interior” durante un pleno de la Junta Directiva.

El dinero como telón de fondo
El portal de noticias sanitarias Acta Sanitaria publicó hace unos días que una presidente de un colegio de médicos había pedido 250.000€ anuales para su libre disposición. Teniendo en cuenta que López Arribas es dueña de más de 100 propiedades inmobiliarias según el registro de la propiedad, no es de extrañar que detrás de su actitud en la corporación esté determinada por la necesidad de cubrir los gastos que le generan todas las posesiones que tiene. Al fin y al cabo fue ella la que pidió 150.000 euros anuales para su “amigo” Antonio Mora y tuvieron que quitarle la tarjeta de crédito corporativa por exceso de gasto.

No todos los médicos tienen suficientes ingresos para poder mantener un patrimonio tan extenso.
..Alfonso González