No se pierda

Diseñan un biosensor magnético capaz de detectar precozmente el cáncer de mama más agresivo, el triple negativo

12 de agosto, 2015
miR21 cáncer de mama triple negativo

Investigadores de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) han diseñado un biosensor magnético electroquímico capaz de conseguir un diagnóstico precoz y fiable del cáncer de mama triple negativo, el más agresivo de todos, gracias a la detección de dos moléculas relacionadas con esta enfermedad, la miR-21 y miR-205, dos microARN presentes en las células y la sangre.

Con esta herramienta que, ha sido diseñada en colaboración con el Centro de Investigaciones Biológicas y el Hospital Universitario de Getafe, su margen de actuación es más rápido que el de los dispositivos actuales, y permite cuantificar de manera selectiva las moléculas miR-21 y miR-205.

La determinación simultánea de ambas (miR-21 y miR-205) podría permitir diferenciar entre los diferentes subtipos de cáncer de mama e identificar de manera inequívoca los casos de triple negativo”, explica José Manuel Pingarrón, catedrático del departamento de Química Analítica de la UCM y uno de los autores del estudio.

Ya ha sido probada en tejidos tumorales
Diferentes estudios han demostrado que las pacientes con cáncer de mama triple negativo presentan una expresión de la molécula miR-205 por debajo de lo normal, que frena la proliferación celular desencadenante del cáncer pero, si su expresión es inferior a lo normal, como ocurre en estos casos, no puede desempeñar su función y la enfermedad se expande.

Junto a esta molécula, la miR-21 también está asociada al cáncer de mama, actuando como un oncogén, es decir, un gen que participa en el crecimiento de las células normales, pero cuya forma ha tenido una mutación y puede transformarla en una célula cancerosa.

La herramienta ya se ha probado en tejidos tumorales de pacientes con cáncer de mama, tal y como muestra el trabajo, publicado en la revista Biosensors and Bioelectronics. “Aunque solo se dispone del dispositivo implementado en el laboratorio”, como explica Susana Campuzano, investigadora del departamento de Química Analítica de la UCM y coautora del estudio, “las pruebas realizadas en muestras reales demuestran que el sensor está listo para entrar en funcionamiento”.

Permite obtener resultado en 15 minutos
La principal ventaja del dispositivo frente a otras herramientas actuales es la rapidez con la que se obtienen resultados, y es que en tan solo 15 minutos, permite determinar ambos microARN en muestras de ARN total extraídas de tejidos tumorales o de células. Para ello, el sensor emplea un protocolo “sencillo y fácilmente automatizable”, afirman los autores.

Los resultados podrían emplearse con fines de cribado para diferenciar entre tejidos tumorales y no tumorales, o para complementar la información obtenida de forma convencional, mejorando la fiabilidad del diagnóstico”, sugiere Pingarrón.

Además, la funcionalidad del sensor no solamente valdría para conseguir un diagnóstico precoz y fiable del cáncer de mama triple negativo, sino que también podría detectar otros microARN, por lo que también su aplicación sería posible en más tipos de cáncer y enfermedades como diabetes, Alzheimer, infecciones virales o dolencias cardiovasculares.