Inicio ASP Aprobación de cuentas en el ICOMEM: “Esto no sucede ni en Venezuela”

Aprobación de cuentas en el ICOMEM: “Esto no sucede ni en Venezuela”

Compartir

Esto no sucede ni en Venezuela” espetaba un compromisario al final de la asamblea. A lo largo de las casi tres horas que duró muchos compañeros compromisarios expresaron de diferente manera su bochorno ante el espectáculo dado por la presidenta del Colegio de Médicos de Madrid, Sonia López Arribas, para impedir el ejercicio democrático de aprobación de las cuentas en la Asamblea de Compromisarios.

Antes de la Asamblea el grupo de la oposición liderado por Miguel Angel Sánchez Chillón, al que la presidenta favorece más de lo que la deontología le permite, ha dedicado una parte de sus esfuerzos a “calentar” el ambiente hasta el punto de que algunos compromisarios han asegurado que no acudían por miedo a lo que les pudiera suceder. El propio Sánchez Chillón ha tenido “actitudes hostiles” con varios fotógrafos.

Cúmulo de despropósitos
La Presidenta ha organizado y dirigido por su cuenta una Asamblea en la que no se ha podido comprobar la identidad de los asistentes y en la que han votado una gran mayoría de los invitados por Sonia López Arribas sin acreditación como compromisarios”, asegura un comunicado oficial del Colegio. Y es que nada más comenzar ha asegurado que votarían todos los que estaban en la sala, fueran compromisarios o no.

Durante los días previos López Arribas decidió invitar a un grupo formado por cerca de 165 amigos, a los que ha permitido votar como si fueran compromisarios.

No obstante, quizá la peor imagen que se ha podido ver de la presidenta, ha sido al inicio cuando se ha saltado por primera vez el orden del día dando paso en primer lugar a Miguel Angel Sánchez Chillón (invitado y no compromisario) antes incluso de su propia presentación, reflejando de manera clara quien es la cabeza visible del equipo de la presienta.

Desde ese momento ha ido demostrando su totalitarismo y falta de respeto por el resto de la Junta Directiva, no dándoles la palabra cuando querían hablar o quitándosela cuando hablaban. Algo que no ha ocurrido con los miembros del equipo de Sánchez Chillón, a los que ha dado la palabra continuamente y sin ningún pudor, en una maniobra muy parecida a las que se suceden en los lugares donde la falta libertad es patente y donde no se respeta las normas, las ideas ni a las personas.

Una vez que ha acabado la preceptiva presentación de la Tesorera, Ana Fernández Vidal, la presidenta ha vuelto a saltarse el orden del día para dar su personal visión sobre las cuentas sin ningún tipo de rigor y disfrazando la verdad, demostrando por enésima vez que no le importa la Junta Directiva, la legalidad, los compromisarios, los médicos ni las consecuencias que le puedan acarrear sus continuas irregularidades.

Nuevas mociones alternativas
Otro de los momentos cumbre ha sido cuando ha decidido desautorizar a la Comisión de Recursos porque no le han aceptado sus propios recursos. López Arribas parece no dispuestas a someterse a ninguna legalidad y quiere convertirse en la única ley.

En un momento, seguramente preestablecido y acordado, ha decidido que se votaría una moción alternativa con varios puntos que la propia Comisión de Recursos ya le dijo que no eran válidos ni posibles. La votación la ha llevado a cabo a pesar de que la Asesoría Jurídica ha avisado que tampoco era legal. “La presidenta del ICOMEM ha propuesto la votación de una moción alternativa totalmente ilegal. Ello implica vulnerar de plano los estatutos y el artículo 26.3 de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común, que dispone que no podrá ser objeto de deliberación o acuerdo ningún asunto que no figure incluido en el orden del día, salvo que estén presentes todos los miembros del órgano colegiado y sea declarada la urgencia del asunto por el voto favorable de la mayoría”, ha dicho el Colegio en su comunicado.

La votación se ha realizado sin ningún tipo de cobertura legal y mostrando gran desprecio por la institución y sus órganos de gobierno: han votado los asistentes que han querido, compromisarios y no compromisarios; han votado sin identificarse, sin mostrar el DNI ni el carné de colegiado (de hecho a un trabajador le han preguntado si iba a votar); se han introducido en la urna las papeletas sin homologación (algunas de ellas escritas a mano); la supervisión del proceso se ha llevado a cabo por Asunción Rosado, que no tiene ninguna cualificación para ello…

Graciosamente y son mucha sorna la compromisaria Isabel López ha asegurado que todo era legal porque ella “tenía mucha experiencia en asociaciones”, ha dicho sin más explicaciones.

Asamblea no válida
Independientemente de lo que pueda decidir la Junta Directiva es evidente ningún colegiado puede sentirse satisfecho por el resultado. A la salida varios médicos explicaban que es complicado reconocer que se tiene al frente del Colegio más importante de España a una presidenta que se “mofa” de todos los médicos y utiliza la institución y sus órganos de gobierno para revanchas personales.

Los avisos que se han dado de falta de legalidad no han bastado. Sonia López Arribas ha asegurado que todo lo que sucedía era legal porque lo decía ella, que es la presidenta.

Votos de García Alarilla y Sánchez Chillón
¡Por fin! Tanto Miguel García Alarilla como Miguel Angel Sánchez Chillón han podido volver a votar en una asamblea. No lo hacían desde que perdieron su condición de compromisarios cuando perdieron las elecciones. Ambos mostraban su alegría al salir, aunque en su semblante también se debía intuir que era tan efímero como ilegal.
..Alfonso González