No se pierda

Condenan al Sergas a pagar 12.000 euros a la hija de un paciente que fallecía por infección debido al retraso en la intervención

6 de mayo, 2015

El Juzgado Contencioso-Administrativo número 1 de Santiago de Compostela condena al Servizo Galego de Saúde (Sergas) a indemnizar con 12.000 euros a la hija de un paciente por retraso de una cirugía que propició que  adquiriese una infección nosocomial por un ‘acinetobacter baumanii’ y muriese, tras infectarse una úlcera de presión que no fue detectada por los servicios de enfermería del Hospital Clínico de Santiago y sí por esta mujer, dándose además la circunstancia de que es enfermera en otro complejo del Sergas.

Tras contactar con los servicios jurídicos del Defensor del Paciente, se presentó la reclamación judicial que dio lugar a una sentencia condenatoria por mala praxis médica, y es que en la sentencia con fecha de 23 de marzo, el juzgado ve “mala praxis médica” imputable a la sanidad pública.

Los hechos se remontan al 3 de marzo de 2009, cuando el fallecido A.V.R., de 75 años de edad, ingresaba en el Complexo Hospitalario Universitario de Ourense (CHOU) en el servicio de traumatología por una caída casual, y era diagnosticado de fractura de esternón y de las vértebras C6 y C7, así como un desplazamiento de la cervical C1.

El día 10 del mismo mes, tras no disponer el CHOU del servicio de cirugía torácica, era trasladado al Hospital Clínico de Santiago, donde tuvo un cuadro de insuficiencia respiratoria que fue resuelto.

El 15 de abril fue trasladado a la planta de neurocirugía, y dos días después sufría la “primera complicación grave”, que fue debida a una neumonía bilateral originada por un ‘acinectoobacter baumanii’ en la úlcera. El paciente finalmente fallecía días más tarde.

El Defensor del Paciente en un comunicado resalta que la demora en la intervención incrementó el riesgo de infección y propició el fatal resultado, por lo cual se produjo una pérdida de oportunidad, motivo por el que el Juzgado de lo Contencioso de Santiago indemniza a la hija de la víctima por la mala praxis del Sergas a la suma de 12.000 euros, dada la edad del paciente y la incertidumbre en cuanto al posible resultado de seguir los hechos su curso normal.

La familia no ha recurrido la sentencia a pesar de estar disconforme con la suma indemnizada, puesto que el reconocimiento judicial del suceso como mala praxis era “la satisfacción moral” que pretendían, y la finalidad es hacer público este suceso para que no vuelva a suceder en el futuro, indica el comunicado de El Defensor del Paciente.