No se pierda

El poder del concepto de Sanidad Pública en las elecciones

8 de mayo, 2015
Cifuentes y Gabilondo

Las encuestas de electorales auguran una complicada situación política, especialmente después de la próxima cita de este mismo mes de mayo. PP, PSOE, Podemos, Ciudadanos, IU, UPyD… el bipartidismo ya es una cosa del pasado.

Una vez que la sanidad ha quedado atrás en los intereses de los ambientes políticos solo queda su uso para ganar votos. La fuerza de la ciudadanía y el movimiento generado a través de la Marea Blanca ha demostrado que la Sanidad Pública tiene un valor incalculable para los votantes, por eso todos los políticos y sus partidos se suman a ella, anunciando que la defenderán y la potenciarán, pero sin propuestas reales.

En el PP de Madrid, “cuna” de la lucha contra la privatización, su candidata Cristina Cifuentes ha repetido en diferentes y numerosos actos su apuesta por la Sanidad Pública, asegurando que no hay planes de privatización. Por otro lado, en un coloquio en AMYTS en el que participaron los candidatos a la Comunidad de Madrid de PSOE, Podemos, IU, Ciudadanos y UPyD, acordaron defender la Sanidad Pública. El propio Pedro Sánchez, todavía líder del PSOE, ha anunciado que aprobará ley que “blinde” la financiación Sanidad Pública.

Pero la realidad de todo esto es que nadie tiene en cuenta a los médicos, sus conocimientos, su experiencia y sus inquietudes y necesidades. Sin preguntar a los que saben y padecen no se puede svanzar. La Sanidad Pública del Sistema Nacional de Salud se ha convertido en un concepto teórico e infranqueable. “La continuada política de combinación de recortes, desmantelamiento y privatización de la sanidad pública ha supuesto un impacto sin precedentes sobre la salud, la morbilidad y la mortalidad de la población” dice la resolución aprobada por Podemos que se puede utilizar como un genérico de todos los demás.

Pero, ¿alguien puede pensar que se van a eliminar los conciertos de las administraciones públicas con los gestores privados?, ¿quién va a pagar las indemnizaciones que se van a generar?, ¿alguien puede pensar que se van mantener servicios públicos sin ningún concierto con las entidades privadas?, ¿de verdad son más económicos los servicios por el hecho de ser públicos?, ¿alguien puede imaginarse que los impuestos que paganos sirvan para sostener todo un gasto sanitario que crece cada día más?. ¿Se pueden bajar los impuestos y subir las prestaciones? Nos proponen el milagro de los panes y los peces en formato sanitario.

La sociedad ha cambiado, el médico ha cambiado, los enfermos han cambiado, pero los dirigentes políticos siguen igual… Sanidad 2.0, eSalud, sanidad orientada a enfermos, vuelta de los investigadores, receta electrónica, cobertura sanitaria, eliminación de copagos, mejoras salariales, subir los baremos de las aseguradoras, derecho a la salud… conceptos vacíos para una política vacía de nuevas propuestas.

Otra vez serán los médicos los que propongan cómo debe ser el nuevo Sistema Nacional de Salud, porque es evidente que el 24 de Mayo votaremos a los que no saben qué es la sanidad, aunque se les llena la boca del concepto Sanidad Pública que desconocen casi por completo.
Dr. Hernández de Luna. Valencia