Inicio ASP Condena de 5.400 euros a un falso dentista que ejerció como tal...

Condena de 5.400 euros a un falso dentista que ejerció como tal en la cárcel de Córdoda sin título

Compartir

Cometer un delito y en que sitio más inoportuno que en la cárcel, y es que eso es lo que ha hecho un hombre de 39 años que, natural de Barcelona, ejerció como dentista sin contar con el título correspondiente para tal acto en la prisión provincial de Córdoba.

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Córdoba ha ratificado una condena de multa de 5.400 euros a este hombre, protésico dental de profesión, por la supuesta comisión de un delito de intrusismo, tras ejercer de dentista en el centro penitenciario cordobés sin poseer el título correspondiente para ello.

Según recoge la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, la Audiencia ha desestimado “íntegramente” el recurso de apelación interpuesto por el acusado al entender el juez probados los hechos de los que se le acusaba en el proceso, en el que el Colegio Oficial de Dentistas de Córdoba se presentó como acusación particular.

La magistrada, en la sentencia, considera probado que el acusado que, contaba con antecedentes penales vigentes pero no computables a efectos de reincidencia, posee únicamente el título de protésico dental, lo que “le habilita tan solo para ejercer su función en el ámbito del laboratorio protésico, diseñando, fabricando y reparando prótesis y aparatos de ortodoncia a instancias y bajo la dirección del odontólogo o estomatólogo (dentista)”.

Hasta en 20 ocasiones visitó la cárcel como dentista en 10 meses
El acusado llegó a visitar el centro penitenciario de Córdoba para ejercer de dentista en unas 20 ocasiones entre el período de tiempo correspondiente del 5 de enero de 2011 al 16 de noviembre de 2011

Entre esas fechas, en alguna de las dependencias de la prisión, prestó servicios bucales a algunos internos, a los que les tomaba en boca los moldes precisos para obtener las medidas de las prótesis que les diseñaba en su laboratorio.

Posteriormente, en nuevas visitas a la cárcel se las probaba las prótesis e instalaba en la boca, señala la resolución judicial que “todo ello sin que el acusado contara ni con la titulación de dentista ni con la prescripción y supervisión para esas actuaciones en boca de pacientes de un odontólogo o estomatólogo”.
..Redacción