No se pierda

La astenia y el malestar general tienen más incidencia en la calidad de vida de los pacientes oncológicos que el propio dolor

19 de mayo, 2015
Pain cancer

La sensación de debilidad muscular, la fatiga y el malestar general son los síntomas que más afectan a la calidad de vida de los pacientes oncológicos, según un estudio realizado por el Instituto Mas Palop sobre un universo de 200 pacientes de cáncer de mama, pulmón y colón en España.

Un dato revelador es que, aunque 7 de cada 10 pacientes reconoce que siente o ha sentido dolor durante el proceso de la enfermedad oncológica, sólo el 30% de los mismos lo considera un efecto determinante en la pérdida de la sensación de bienestar, que suele achacarse mayoritariamente al malestar general producido por los efectos secundario de los tratamiento pautados de quimioterapia y radioterapia, según ha explicado el biólogo y asesor científico del Instituto Mas Palop, Juan Serrano Gandía.

Y eso que, según datos de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), el 50% de los casos diagnosticados ya sufre dolor en el momento del diagnóstico, porcentaje que crece hasta el 60% cuando el paciente comienza el tratamiento y hasta el 75% en aquellas personas en las que la enfermedad está en fase avanzada.

Por ello, los especialistas de la Clínica Mas Palop de Valencia abogan por la implantación de la fitoterapia y de pautas nutricionales adecuadas para cada paciente oncológico, junto con un programa de ejercicios moderados o la práctica de disciplinas como el Yoga, ya que pueden reducir la incidencia del dolor y el malestar general que padecen esta tipología de enfermos crónicos, según Serrano Gandía.

Cáncer en España
El estudio Cómo se afronta el cáncer en España del Instituto Mas Palop evalúa la implantación de la oncología integrativa entre los profesionales analizando los efectos de los tratamientos, el uso de terapias no convencionales y/o las recomendaciones nutricionales, sobre ejercicio y/o prácticas de relación para que el paciente afronte los efectos secundarios de éstos.

En este sentido, el asesor científico del Instituto ha señalado que, aunque cada vez hay mayor concienciación entre los profesionales, las estadísticas demuestran que todavía la oncología integrativa no se aplica de forma efectiva en España, como demuestra que sólo un 20% de los pacientes encuestados haya recibido pautas nutricionales adecuadas a cada circunstancia, o que raramente en un 5% de los casos se establecen protocolos de drenaje y detoxificación que eliminen los tóxicos, incluso los procedentes de tratamientos tan agresivos como la quimioterapia.

Es necesario un cambio de modelo y que la medicina convencional se combine con terapias menos habituales que la complementen, según Serrano Gandía, que ha defendido que además de la nutrición y el ejercicio, se tengan en cuenta tratamientos homeopáticos y psicológicos, que en conjunto permiten a las personas retornar a un estado de salud o, en su defecto, a sobrellevar con buena calidad de vida los efectos no deseados de los tratamientos convencionales.

Por ello, los especialistas de la Clínica Mas Palop de Valencia abogan por la implantación de la fitoterapia y de pautas nutricionales adecuadas para cada paciente oncológico, junto con un programa de ejercicios moderados o la práctica de disciplinas como el Yoga, ya que pueden reducir la incidencia del dolor y el malestar general que padecen esta tipología de enfermos crónicos, según Serrano Gandía.