Inicio ASP “La Máscara” de la presidenta del ICOMEM

“La Máscara” de la presidenta del ICOMEM

Compartir

La Máscara es una de las películas más míticas de humor de la historia del cine, una adaptación del cómic de Mike Richardson. Stanley Ipkiss es un protagonista torpe y tímido que encuentra la máscara “maravillosa” de Loki, un dios de la malicia y la travesura, que le induce a convertirse en un superhéroe, manipulando la realidad a su gusto y antojo. Ipkiss baila y canta por todo el Coco Bongo con su fiel perro Milo que aplaude todo lo que hace.

Con un sentido del humor “excelente” y sano, Ipkiss va manejando las situaciones para salirse con la suya, suceda lo que suceda, sin mirar las consecuencias que pueda tener y produciendo carcajadas en el espectador.

Muy similar a lo que sucede en el Colegio de Médicos de Madrid, donde la presidenta López Arribas se pone su personal máscara de Loki y empieza a ver lo que quiere: cumple la parte de los estatutos que le apetece; silencia lo que no le interesa; sale al teatro de los medios o de las asambleas para lucirse… mientras los espectadores, los que no son del colectivo, se mueren de risa.

La Máscara es una película, pero el Colegio de Madrid no lo es. Desde la Junta Directiva tienen que trabajar a pesar de la escasa actividad presidencial; la Junta Directiva tiene que deshacer los entuertos en los que les mete la presidenta; los colegiados tienen que poner recursos a la Comisión de Recursos; la prensa tiene que desvestir el “teatrillo” de López Arribas y toda su troupe; la Asesoría Jurídica tiene que informar de las consecuencias de los arrebatos de Loki

Recientemente varios colegiados han tenido que poner recursos que le dicen que no puede disfrazar la realidad, que no es la película de La Máscara, que las mociones alternativas no son “moldeables” a su gusto; que el presupuesto se aprueba el año anterior, no a mitad de ejercicio; que solo pueden votar los que tienen ese derecho… Ahora solo falta que siga reuniéndose consigo misma y haciendo votos particulares.

En fin es para “partirse de risa” si eres espectador.
..Alfonso González