No se pierda

Tinta MontBlanc y subida del 60% de sueldo entre las peticiones de Sonia López Arribas

10 de junio, 2015
Antonio Mora y Lopez Arribas

La convocatoria de Asamblea de Compromisarios por parte de Sonia López Arribas, que sigue siendo presidenta del Colegio de Médicos de Madrid a pesar de la enorme polémica que le rodea, ha sido considerada por la propia Junta Directiva y del Colegio de Médicos como “a título personal”, por lo que destacan que “cualquier acuerdo que se pretenda adoptar será nulo de pleno derecho”. De hecho anuncian que “el Colegio de Médicos de Madrid estudiará todas las posibilidades que otorgan dichos estatutos para emprender las acciones legales contra los que los contravengan a sabiendas que son ilegales”.

Independiente de la “reunión de amigos” que López Arribas quiera presidir, los estatutos indican en su artículo 31 que para que se realice una Asamblea debe estar presente el Secretario: ”De la celebración de la Asamblea y de los acuerdos adoptados se levantará acta por el Secretario”, como también dice que para un acta de la Junta Directiva no puede ser aprobada “exclusivamente” por la presidenta, de hecho es función del Secretario “Redactar las actas de las Asambleas Generales y de las reuniones que celebre la Junta Directiva, en Pleno y en Comisión Permanente, con expresión de los miembros que asistan, cuidando de que se copien, después de aprobarlas, en el libro correspondiente, firmándolas con el Presidente” (artículo 24).

Esto quiere decir que ni los Plenos en los que está ella sola son válidos, ni tampoco lo que se acuerde en la “reunión de amigos” del próximo día 11 tampoco. Un problema al que tiene que enfrentarse López Arribas sabiendo de antemano que convoca de manera ilegal.

Independiente de la forma, es evidente que López Arribas quiere utilizar el Colegio como si fuera ella la dueña o única represetnatne, es de otra época pensar que el presidente es el “cacique”, a quien hay que obedecer por ley. Las propuestas de López Arribas piden reducir las cuotas un 30%, pero no parece haber hecho el mínimo análisis económico que se exige a un cargo como el suyo. El Colegio de Médicos de Madrid se merece un presidente que sea sensato y que no se le pueda acusar de “torpe”, “interesado” o “trastornado”.

La Junta Directiva es consciente que no es posible cambiar el presupuesto en vigor a mitad del ejercicio. Las implicaciones económicas de una modificación presupuestaria no solo pueden entenderse como una reducción de las partidas de ingresos y gastos, también hay que ver las obligaciones contractuales que ahora mismo se tienen y las necesidades futuras”, explica en su comunicado la propia Junta Directiva.

Gastos atribuidos a López Arribas
La propia López Arribas, que mantiene 2 líneas de teléfono móvil a nombre del Colegio y que pide que le proporcionen tinta MontBlanc, propone una subida de un 60% de su asignación. En medio de los problemas financieros de la mayoría de los médicos que han sufrido unos recortes de hasta un 38%, López Arribas todavía no ha justificado los gastos que ha tenido en restaurantes de lujo junto con su amigo íntimo Antonio Mora, que fue despedido del Colegio y que ella insiste en que quiere que continue. El comunicado del Colegio recuerda que López Arribas tendrá que acudir al juzgado para justificar estos gastos institucionales que no ha querido hacer en ningún otro lugar.

El sueldo de Mora, que llegó al Colegio diciendo que era miembro del CNI y del que la propia presidenta López Arribas aseguró que estaba impuesto desde el mismo Ministerio de Defensa, comenzó siendo de 153.000 euros anuales, además de pagarle gastos como desayunos en el Colegio, taxis, parking, comidas y cenas, etc. Los compromisarios le rechazaron y pidieron su despido por su excesivo sueldo y su baja cualificación.
..Alfonso González