No se pierda

El Hospital Ramón y Cajal coordina un estudio nacional sobre tratamiento VIH

19 de junio, 2015
Portadores VIH

El Dr. José Antonio Pérez Molina del servicio de Enfermedades Infecciosas es el coordinador nacional del ensayo clínico SALT que acaba de publicarse en el último número de la prestigiosa revista científica Lancet Infectious Diseases, que demuestra que la terapia de simplificación dual con atazanavir/ritonavir+lamivudina es una opción eficaz y segura en pacientes estables.

Además, el jefe del Servicio de Enfermedades Infecciosas, el Dr. Santiago Moreno Guillén es uno de los miembros del comité científico e investigador de este estudio multicéntrico en el que han participado durante tres años, 286 pacientes de 30 hospitales españoles; 6 de ellos de la Comunidad de Madrid: Hospital Universitario Gregorio Marañón, Hospital Universitario La Paz, Hospital Universitario Infanta Leonor, Hospital Universitario Doce de Octubre, Hospital Universitario Príncipe de Asturias y el Hospital Universitario Ramón y Cajal.

El estudio se ha realizado para demostrar que una terapia consistente en dos medicamentos para el VIH, es tan eficaz como usar tres medicamentos en pacientes estables por lo tanto, una combinación con menos fármacos sería tan eficaz como el tratamiento estándar, evitando exponer a los pacientes a medicamentos innecesarios. Esta nueva estrategia de tratamiento ofrece ventajas como: la disminución en la exposición a los antirretrovirales, el ahorro de fármacos para su uso futuro, menor toxicidad y un coste más bajo.

286 pacientes, 30 hospitales españoles, 3 años
Se estudiaron pacientes infectados por el VIH que ya estaban tomando tratamiento antirretroviral y tenían el virus controlado, pero que sus médicos consideraron que debían cambiar de pauta porque tenían problemas de toxicidad, intolerancia o el tratamiento era complejo de hacer de 30 hospitales nacionales. Además no debían haber tenido fracasos al tratamiento previo -para evitar la presencia de resistencias- y no podían tener infección crónica por el virus de la hepatitis B.

A diferencia de otros estudios de simplificación, en el estudio SALT los pacientes podían estar tomando cualquier combinación triple y no sólo una que ya incluyera atazanavir. Los pacientes cambiaron su tratamiento previo a una de las pautas del estudio -pauta dual o triple- y realizaron visitas regulares a los hospitales donde eran atendidos. El periodo de estudio se extendió durante 96 semanas.

Principales hallazgos
La proporción de pacientes con carga viral indetectable a las 48 semanas fue del 84% en terapia dual frente al 78% en terapia triple, demostrándose la no inferioridad de la nueva estrategia. Hubo más pacientes en el grupo de tratamiento triple que abandonaron el estudio por problemas de toxicidad.

Ambos tratamientos resultaron seguros, no habiendo diferencias significativas en el número global de efectos adversos entre la pauta dual y triple. Mientras que los pacientes en tratamiento dual que tomaban previamente tenofovir presentaron una leve elevación de lípidos al dejarlo, aquellos que venían de tomar inhibidores de proteasa, mejoraron su perfil lipídico. La evolución neurocognitiva de los pacientes fue equivalente para ambos tratamientos.

La simplificación a un tratamiento dual con atazanavir potenciado con ritonavir y lamivudina, ha mostrado ser eficaz y segura cuando se compara con una terapia estándar triple. Además, este cambio no afecta negativamente a la función neurocognitiva y en algunos pacientes mejora el perfil lipídico y evita algunas toxicidades secundarias a los nucleósidos. Este nuevo enfoque permitirá usar pautas antirretrovirales que ahorren fármacos en pacientes estables, disminuyendo toxicidades innecesarias, guardando fármacos para el futuro y reduciendo los costes del tratamiento.