No se pierda

Dra. Amparo Quiles: La carrera profesional está marcada por los problemas financieros de las CCAA

16 de junio, 2015
Amparo Quiles

¿Qué le piden los médicos a los nuevos consejeros de sanidad? La Dra Amparo Quiles, residente de Pediatría y en el Hospital La Ribera de Alzira, gestionado por Ribera Salud y Vocal MIR en el colegio de Médicos de Valencia representa al futuro de la profesión. Muy preocupada por el futuro también ha querido dar a conocer lo que le piden los médicos a los nuevos consejeros.

¿Son las privatizaciones más importantes para la prensa o para los médicos?, ¿en qué afecta al médico?
Principalmente para la prensa y, en ocasiones, para el paciente. El médico sigue siendo médico independientemente de quién esté detrás de su nómina e, incluso, independientemente de los recortes. Que la gestión la lleve un funcionario o una empresa puede tener relevancia de cara a la cartera de servicios que pueda ofrecer un centro, las listas de espera y en cierta medida las condiciones de los médicos, pero en realidad lo más importante de todo ello son las consecuencias que puedan afectar a los pacientes.

¿Qué le ofrece el sistema sanitario a un médico profesionalmente?
En teoría debería ofrecer estabilidad profesional que potenciase la mejora clínica a través de formación continuada, manteniendo unos niveles de ingresos acordes a la situación social y a la responsabilidad que conlleva ser personal sanitario.
Sin embargo, la realidad es que acceder a una plaza fija es difícil por el escaso número de plazas, la formación debe verse relegada a un segundo plano (por debajo de la asistencia, pero en muchas ocasiones por encima de las necesidades personales/familiares de los profesionales para poder garantizar que esa asistencia sea de calidad).

¿Está la carrera y la actividad profesional marcada por los problemas financieros de las CCAA?
Sí, y de dos maneras. Por una, la que afecta al paciente directamente, que es la que se deriva de falta de recursos: demoras o listas de trabajo al 150%, por ejemplo. Por otro lado, a nivel económico el personal sanitario ha visto reducido su poder adquisitivo por disminución en los suplementos por carrera profesional, las no subidas de sueldo debido a congelaciones, las pagas extra… sin contar la disminución en días de libre disposición. En general, se traduce en tener que hacer el mismo trabajo, o más, con menos recursos, y se ven afectados los pacientes, pero también los profesionales..

Todos los estamentos profesionales coinciden en que la Atención Primaria es la base de todo el Sistema de Salud. ¿Qué se puede hacer para potenciarlo?
Los problemas que afectan a la atención primaria son múltiples:
Es muy importante concienciar a la población de que son responsables de su propia salud. Esto se puede potenciar no sólo desde atención primaria, aunque tengan gran parte del peso, gracias a campañas de prevención, información y educación para la salud. Pero para ello los ciudadanos deben colaborar y ser partícipes del proceso sanitario. Es algo bidireccional, la salud no sólo depende del médico y ese es un concepto que en cierta medida está pendiente de asentarse. Si la población hiciese un uso racional de los recursos, y si estos fuesen más eficientes (sistemas informáticos, burocracia), en Atención Primaria podrían ponerse en marcha acciones más rentables para la salud de los ciudadanos.
Por otro lado sería interesante apostar por una mayor eficiencia en Atención Especializada, donde hay mayor demora, de cara a desbloquear el flujo que supone el acto sanitario en su conjunto, ya que no deja de ser una conjunción de factores que deben estar bien sincronizados.

¿Hay alguna institución que “realmente” esté representando al médico y sus intereses profesionales?
¡Estamos en ello! En general, hay muchas entidades que bien a nivel local, bien a nivel de cada especialidad, lucha por defender los intereses, pero al ser un núcleo muy heterogéneo a veces es complicado. Por eso los colegios de médicos, que agrupan a todos los médicos, tienen tanta importancia para obtener una visión integral de los problemas y plantear posibles soluciones, aunque en ocasiones deberían contar con mayor poder ejecutivo..

¿Por qué no terminan los representantes de los médicos de ser “motores” del cambio del SNS?
El cambio tan necesario en el SNS tiene que acometer cambios estructurales profundos. Estos cambios son difíciles de llevar a cabo desde los posicionamientos políticos.
Para desgracia del SNS, el médico es médico, no político, y es difícil compatibilizar ambas actividades: a la hora de la verdad, la vocación “llama” y acabamos volviendo a nuestros pacientes en lugar de pelearnos para cambiar algo que debería estar planteado bien desde el principio. El motor, en realidad, debiera ser el propio sistema sanitario y los estamentos que lo regulan, contando con el consejo de los profesionales y buscando siempre el mayor beneficio para la población.

..Alfonso González