No se pierda

El Parlamento gallego aprueba por unanimidad la ley de derechos y garantías de los enfermos terminales

25 de junio, 2015
Enfermo terminal

Esta semana en el Parlamento gallego se aprobó por unanimidad la iniciativa legislativa de derechos y garantías de los enfermos terminales. El texto, propuesto por el PSdeG-PSOE busca blindar la dignidad de los enfermos terminales en el proceso de su muerte, aunque no contempla la eutanasia. Esta norma garantiza que los pacientes que están en esta situación disponen de todos los cuidados paliativos al alcance médico, se encuentre “en el hospital que se encuentre y tenga la edad que tenga”, y además podrá hacerlo “acompañado” de la familia o de sus amigos, según la opción que precise.

Teniendo en cuenta que cada vez es mayor el número de personas con enfermedades crónicas, degenerativas y oncológicas, para dar respuestas y satisfacer las necesidades de este colectivo, la normativa aprobada contempla el derecho del paciente a que en todo momento sea conocedor de la evolución y fase en la que está su enfermedad y acorde con toda la información médica que está a su alcance, decida sobre su patología.

Esta nueva ley garantiza también la confidencialidad de esta información a todos los niveles y la opción de que los pacientes que en el final de sus días, se encuentren en un entorno lo más familiar posible rodeado de sus seres queridos.

La diputada Carmen Acuña del PSdeG-PSOE, celebró la unanimidad que esta ley ha tenido, y es como recordó, su partido siempre ha luchado y luchará no solamente por “conseguir ampliar” los derechos y libertades para vivir, sino “también para morir”. En este sentido, Acuña insistió en que con la aprobación de esta ley, se pretende dotar a los enfermos terminales de una “muerte digna”, una necesidad demandada de forma mayoritaria en la sociedad y que por tanto se ejecuta “escuchando a las personas que trabajan a diario en ese campo”.

El PP dice no a nivel nacional, y si, con matices en Galicia
El PP que, rechazó el pasado 16 de junio en el pleno del Congreso la toma en consideración de una proposición no de ley del PSOE que pretendía garantizar el respeto absoluto de la voluntad de los enfermos en la fase terminal en lo referente a la adopción de las decisiones sanitarias, mostró en el Parlamento gallego su respaldo expreso a puntos contemplados en la ley, como que el “pronóstico de vida” de los pacientes no se remita a cifras concretas como “seis meses” y que en su lugar se utilice la fórmula de “pronóstico de vida limitado”. En la misma línea también ha apoyado el derecho que establece la ley para que un paciente pueda decidir si desea recibir o no datos sobre su estado.

Del mismo modo, el PPdeG (Partido Popular de Galicia) ha defendido el uso de la sedación, pero solamente si su finalidad es aliviar el sufrimiento y “no acortar la vida” y siempre con el consentimiento del paciente.

La ley de derechos y garantías de los enfermos terminales no contempla la eutanasia, y es que como manifiesta el parlamentario del PPdeG Miguel Santalices, “teníamos claro que no íbamos a hablar de eutanasia”, insistiendo que tal cuestión para su grupo es considerada como la “inducción al suicidio”.

Santalices destaca que la aprobación de esta ley promueve la “equidad” que debe estar en cualquier aspecto sanitario pero “especialmente en los cuidados paliativos”, ya que se entiende que la medicina tiene “límites” y las enfermedades que no pueden ser erradicadas deben también “tener tratamiento”.

Pese al consenso alcanzado, los populares mostraron su discrepancia en lo que se refiere al concepto de “muerte digna”, y es que consideran que es un “término poco recomendado” por los especialistas por lo que tiene de “ambiguo”.
..Redacción