Inicio ASP Válvula “Magna Mitral Ease”, diseñada para simplificar la cirugía invasiva aórtica

Válvula “Magna Mitral Ease”, diseñada para simplificar la cirugía invasiva aórtica

Compartir

Edwards Lifesciences ha anunciado el lanzamiento en España, Europa y Estados Unidos de la válvula Magna Mitral Ease Carpentier-Edwards Perimount, diseñada para mejorar la implantación valvular en la difícil posición mitral. El lanzamiento se realizado durante la celebración de la vigésimo cuarta reunión anual de la Asociación Europea de Cirugía Cardio-Torácica (EACTS), que ha tenido lugar recientemente en Ginebra.

La nueva válvula incorpora unas nuevas propiedades para facilitar el acceso, la colocación y la sutura durante las cirugías convencionales y las cirugías mínimamente invasivas de las válvulas cardiacas, especialmente en aquellas en las que se implanta por toracotomía. El holder tricolor, la guía de la línea de sutura, los nuevos mangos curvos y los nuevos accesorios están diseñados para facilitar su implantación. Esta Magna Mitral Ease se basa en el diseño de la válvula Edwards Perimount mitral, de larga duración y clínicamente probada en más de 250.000 pacientes en todo el mundo. Asimismo, los pacientes con esta válvula biológica tienen una necesidad mínima de prescripción de anticoagulantes de por vida y por consiguiente, de sus riesgos asociados, pudiendo ayudar a conseguir mejoras continuas en su tratamiento ya que simplifica la implantación de la válvula mitral”, explicó el profesor Jan Gummert del Hospital Universitario Ruhr en Bochum, Alemania.

Esta Clínica de Ruhr fue la primera en todo el mundo en implantarla utilizando un procedimiento de toracotomía mínimamente invasivo. El Dr. Malakh Shrestha, de la Escuela Médica de Hannover en Alemania, ha presentado resultados preliminares sobre la plataforma de despliegue rápido de la válvula aórtica Odyssey. Esta primera serie de procedimientos de reemplazo valvular aórtico mediante la plataforma Odyssey han demostrado una reducción en los tiempos de bypass y de clampaje de aproximadamente un 50%, en comparación con la cirugía convencional en válvula cardiaca aislada.

La plataforma Odyssey se estudia actualmente en Europa como parte del ensayo TRITON. Dicha plataforma está diseñada para simplificar y facilitar una cirugía mínimamente invasiva de la válvula aórtica, lo que permite acortar los tiempos de circulación extracorpórea debido a su especial método de implantación que mejoran también los efectos y resultados sobre el paciente. La válvula es un dispositivo bioprotésico a base de tejido pericárdico, indicada para pacientes que requieren el reemplazo de válvulas cardiacas mitrales enfermas, basadas en el diseño de ella. Múltiples estudios han demostrado su larga durabilidad.

Su implantación supone pasar de la cirugía convencional a unos procedimientos mínimamente invasivos. Los cirujanos más innovadores apuestan cada vez más por este tipo de técnicas, con el fin de garantizar la seguridad y la calidad de vida del paciente. El Hospital Clínic de Barcelona, pionero en la introducción de técnicas no invasivas en distintas especialidades, ofrece por primera vez en Cataluña la posibilidad de reparar la válvula mitral cardíaca sin pasar por el quirófano. El nuevo dispositivo de los laboratorios Abbot, llamado Mitraclip, se presenta como la mejor opción no invasiva para disminuir el grado de afectación de las válvulas del corazón, y mejorar la clínica y el pronóstico en pacientes con insuficiencia cardiaca, la segunda causa más frecuente de ingresos hospitalarios en España.

Para la implantación el clip, se introduce un dispositivo en forma de pinza por la vena femoral y llega hasta el corazón. Dicha pinza se guía mediante ecocardiografía esofágica, atraviesa las cavidades cardiacas y se engancha en los velos de la válvula mitral. El resultado es un “efecto pinza” que deja dos huecos de menor calibre, por lo que la sangre que antes se escapaba hacia afuera en cada contracción cardíaca, ya no lo hace porque la válvula cierra mejor.

Sin apenas molestias ni complicaciones, el clip mejora la denominada “clase funcional” del corazón, razón por la que se ahogan los enfermos con valvulopatía mitral. La clase funcional se mide en cuatro grados: 4 (ahogo en reposo), 3 (ahogo con menos esfuerzo), 2 (ahogo con más esfuerzo) y 1 (ahogo con mucho esfuerzo). Con esta nueva técnica el paciente baja de un nivel 3-4 a uno 2-1, por lo que mejora considerablemente su calidad de vida. Además de mejorar los síntomas, hay un ahorro considerable de cirugías reincidentes.
..Alfonso González