No se pierda

El corte de digestión no es un problema digestivo, sino cardiocirculatorio y se llama hidrocución

20 de julio, 2015
Baño

Cuántas veces habremos escuchado que el corte de digestión que se produce por meterse en el agua es un problema de digestión, o el famoso “después de comer hay que esperar mínimo dos horas para darse un baño” y no tener un corte de digestión, y por ende no poner en peligro nuestro aparato digestivo. Pues bien, todas estas ideas universales se vienen abajo, y es que el famoso corte de digestión afecta en realidad al sistema cardiocirculatorio y se denomina hidrocución, tal y como explica el Dr. Luis Moreno, jefe de Servicio de Aparato Digestivo de los Hospitales Universitarios HM Montepríncipe, HM Torrelodones y HM Puerta del Sur de Madrid.

El contacto brusco con el agua fría produce una disminución de la frecuencia cardíaca con disminución del flujo de la sangre al cerebro que puede llevar a la pérdida de conocimiento e incluso a la parada cardiorrespiratoria”, explica el Dr. Moreno.

Cuatro son las grandes causas que pueden dar lugar a tener una hidrocución tras meterse en el agua: meterse bruscamente después de haber tomado el sol mucho tiempo; después de hacer ejercicio físico intenso; tras realizar una comida copiosa o tomar algunos tipos de psicofármacos.

Si está permitido el baño después de comer
A pesar de lo que se dice, el baño si está permitido después de la comida, eso sí, con algunos consejos a tener en cuenta. “La medida más eficaz para prevenir una hidrocución es no zambullirse de golpe, sino entrar poco a poco en el agua mojando los pies, las muñecas y la nuca”, comenta al respecto el Dr. Moreno, quien agrega el evitar una exposición prolongada al sol y comer mucho antes de ir al agua como medidas de precaución también.

Del mismo modo recomienda que a los niños no se les deje estar expuestos al sol durante dos horas antes de bañarse, ya que “una vez cumplido el tiempo, se lancen ansiosos al agua y sufran una hidrocución”.

El cuadro sintomático de una hidrocución es variado, y es que desde dolores de cabeza, palidez, náuseas, vómitos, mareo y visión borrosa, hasta en casos graves, pérdida de conocimiento y parada cardiorrespiratoria pueden manifestarse.

Si se comienza a sentir dolor de cabeza o mareos, la máxima recomendación es salir inmediatamente del agua y si no remiten los síntomas avisar a los servicios de emergencia. En caso de que la persona afectada pierda el conocimiento pero no entre en parada cardiorrespiratoria, se le debe acostar de lado. Y si directamente no respira, hay que realizar las maniobras de reanimación cardiopulmonar correspondientes hasta que lleguen los servicios de emergencia.
..Redacción