Inicio ASP Los antiinflamatorios no esteroideos pueden aumentar el riesgo de padecer enfermedad renal...

Los antiinflamatorios no esteroideos pueden aumentar el riesgo de padecer enfermedad renal en hipertensos

Compartir

El uso regular de antiinflamatorios no esteroideos puede aumentar el riesgo de padecer enfermedad renal crónica en pacientes con presión arterial alta, y es que así lo ha mostrado una investigación realizada por expertos del Instituto Nacional de Investigación en Salud en Zhunan (Taiwán).

Tras analizar a 30.000 personas con hipertensión, los investigadores, cuyo trabajo ha sido publicado en Hypertension, comprobaron que los pacientes que habían tomado antiinflamatorios no esteroideos durante al menos tres meses, eran un 32% más propensos a padecer una enfermedad renal crónica, en comparación con aquellos que no los utilizaban. Incluso si los pacientes utilizan estos medicamentos durante menos de tres meses, todavía tenían un 18 % más de riesgo de desarrollar enfermedad renal crónica.

Nuestros resultados sugieren que la duración de la toma de los antiinflamatorios no esteroides juega un papel en esta patología entre las personas con hipertensión”, explica el autor principal del estudio, Hui-Ju Tsai.

El daño renal puede desarrollarse en personas con hipertensión porque los riñones se juntan con los vasos sanguíneos densos y transportan grandes volúmenes de sangre. La hipertensión no controlada puede hacer que las arterias de alrededor de los riñones se endurezcan, debiliten o estrechen, dañando los órganos por la restricción del flujo sanguíneo.

Por este motivo, los expertos han reconocido que una de las limitaciones de su trabajo es que no se han realizado pruebas de sangre para confirmar la gravedad de la enfermedad renal. Además, solamente analizaron el uso de antiinflamatorios no esteroideos que habían sido suministrados con receta.

Los antiinflamatorios no esteroideos son unos de los fármacos más utilizados en todo el mundo para distintas dolencias, como por ejemplo dolor de cabeza, artritis, dolores menstruales o gripe. Se trata de fármacos tan conocidos como la aspirina que, registrada en más de 70 países de todo el mundo, desde que el 6 de marzo de 1899, Felix Hoffmann, farmacéutico de la compañía alemana Bayer la patentara y se comenzase a comercializar, muchos han sido los beneficios que se le han atribuido; o el ibuprofeno que, con más de medio siglo de vida en el mercado es uno de los analgésicos más consumidos del planeta, pero al mismo tiempo es de los que más revuelo causa si nos atenemos a sus efectos secundarios.
..Redacción