No se pierda

Luz verde para Mosquirix, la primera vacuna del mundo para la prevención de la malaria

27 de julio, 2015
Mosquirix

RTS,S o Mosquirix, y es que ese es el nombre de la primera vacuna mundial contra la malaria que el pasado viernes 24 de julio la farmacéutica británica GlaxoSmithKline (GSK) anunciaba. Y es que el Comité de Medicamentos de Uso Humano (CHMP, por sus siglas en inglés) de la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) emitía una opinión científica positiva por su seguridad y eficacia en niños entre seis semanas y 17 meses.

RTS,S (nombre científico de la vacuna) que, ha sido financiada también en parte por becas de la Fundación Bill & Melinda Gates, y desarrollada por GSK con la colaboración de PATH Malaria Vaccine Initiative (MVI), está diseñada para prevenir la malaria causada por el parásito ‘Plasmodium falciparum’, que es el de mayor prevalencia y mortífero en el África subsahariana.

Tras el anuncio, la Organización Mundial de la Salud (OMS) formulará una recomendación sobre el uso de la vacuna en los programas de vacunación nacionales una vez haya sido aprobada por las autoridades regulatorias. La OMS indica que esa recomendación puede ser una realidad a finales de este año. Después GSK también solicitará la pre-cualificación de la vacuna, que conlleva una evaluación científica de su calidad, seguridad y eficacia. La pre-cualificación también facilita que las Naciones Unidas y otras agencias gubernamentales informen sobre las decisiones de adquisición de vacunas.

Para demostrar la seguridad y la eficacia de Mosquirix (nombre comercial de la vacuna), se realizó el mayor ensayo clínico llevado a cabo en niños de África, y es que el programa de ensayos clínicos en fase III se desarrolló en 13 centros de investigación de Burkina Faso, Gabón, Ghana, Kenia, Malawi, Mozambique, Nigeria y Tanzania, y en él participaron más de 16.000 niños. Al final del estudio, cuatro dosis de RTS,S redujeron los casos de malaria en un 39% en niños de entre 5 y 17 meses tras cuatro años de seguimiento y en un 27% en lactantes de entre 6 y 12 semanas después de tres años de seguimiento.

Con tres dosis, los casos se redujeron casi a la mitad en niños entre 5 y 17 meses en el momento de la primera vacunación y en un 27% en lactantes. En las zonas donde existe una mayor carga de malaria, más de 6.000 casos de malaria clínica fueron prevenidos durante el período de estudio por cada 1.000 niños vacunados. La vacuna RTS,S fue evaluada junto a las medidas ya existentes de control de la malaria, como las mosquiteras tratadas con insecticida, que fueron utilizadas por aproximadamente un 80% de los participantes.

En 2013 hubo 584.000 muertes por malaria, el 90% fueron en el África subsahariana
La malaria o paludismo es una enfermedad infecciosa que solamente la transmiten determinadas especies de mosquitos del género ‘Anopheles’, y únicamente las hembras de esas especies. El paludismo lo causa el parásito ‘Plasmodium’, que pasa a la hembra de ‘Anopheles’ cuando para obtener la sangre que necesita para alimentar a sus huevos, el mosquito pica a una persona infectada.

El parásito se desarrolla y reproduce en el interior del mosquito, y cuando éste pica a otra persona, pasa mezclado con saliva a la sangre de la persona que ha sufrido la picadura. Es en este momento cuando el parásito del paludismo se multiplica rápidamente en el interior del cuerpo humano,  primero en el hígado y luego en los glóbulos rojos de la persona afectada.

Una o dos semanas después de sufrir la infección, aparecen los primeros síntomas del paludismo: en general fiebre, dolor de cabeza, escalofríos y vómitos. Si no se trata de inmediato con los medicamentos adecuados, el paludismo puede causar la muerte por destrucción de los glóbulos rojos y obstrucción de los capilares que llevan sangre al cerebro y otros órganos vitales.

Existen cuatro tipos de parásitos del paludismo humano: ‘Plasmodium vivax’, ‘Plasmodium malariae’, ‘Plasmodium ovale’ y ‘Plasmodium falciparum’. El paludismo por ‘falciparum’ es la forma más mortífera y abunda sobre todo en el África subsahariana.

Sir Andrew Witty, CEO de GSK, afirma que “la opinión científica de la EMA representa un importante paso para hacer llegar a los niños pequeños la primera vacuna del mundo contra la malaria”. Aunque matiza que “la RTS,S por sí misma no es la respuesta completa frente a la malaria”, y es que explica que “su uso conjunto con las medidas disponibles en la actualidad, como mosquiteras para las camas e insecticidas, supondrá una contribución muy significativa para controlar el impacto de la malaria en los niños de  las comunidades africanas que más lo necesitan”.

Se estima que en 2013 se produjeron 584.000 muertes debidas a la malaria, de las cuales alrededor del 90% ocurrieron en el África subsahariana y el 83% en niños menores de 5 años en el África subsahariana.
..Emilio Ramirez