No se pierda

La Orden Hospitalaria de San Juan de Dios premio Princesa de Asturias de la Concordia 2015

2 de septiembre, 2015
Garcia Viejo y Pajares

En la XXXV edición la candidatura de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, que había sido propuesta por Marta Elvira Rojo, miembro del jurado del Premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales 2015, ha sido galardonada con el Premio Princesa de Asturias de la Concordia 2015.

La Orden Hospitalaria de San Juan de Dios es una organización internacional que presta cuidados sanitarios a los más necesitados, sin distinción de creencias. Es una institución sin ánimo de lucro, católica, que forma parte de la Iglesia y que tiene la expresión de su filosofía en la hospitalidad y en la humanización de la asistencia. Fue fundada en Granada en 1593 por Juan Ciudad, quien estableció el primer hospital dedicado a la atención de enfermos pobres, financiado con donaciones.

Al finalizar el siglo XVI se habían creado más de 50 centros hospitalarios, principalmente en España e Italia. Continuó su expansión por las colonias españolas en América y por Europa al finalizar el siglo XVIII. La Orden fue la primera en inaugurar un centro de cuidados paliativos en China, en Yan-Ji, en 2004.

La Orden ha mantenido sus servicios, destacando los cuidados paliativos, y ha tenido un papel muy destacado en la epidemia del ébola, manteniendo su presencia en los hospitales de Lunsar (Sierra Leona) y Monrovia (Liberia), que tuvieron hasta un periodo de clausura para desinfección y cuarentena.

18 hermanos de la Orden dejaron su vida en la epidemia, pero eso no fue suficiente para abandonar su tarea. Los religiosos españoles Miguel Pajares y Manuel García Viejo fallecieron en España contagiados por el virus del ébola que contrajeron en Liberia y Sierra Leona respectivamente. La Orden consiguió reabrir los ambos centros con personal formado en protocolos de seguridad frente al virus en coordinación y colaboración con las autoridades sanitarias.

En la actualidad la Orden asiste cada año a 27 millones de personas, personas en estado de exclusión social o sin hogar, a personas con discapacidad, de la infancia o de la tercera edad, cuidados paliativos, salud mental y a enfermos crónicos. Para ello mantiene abiertos 350 centros abiertos con dispositivos sociales y sanitarios.

Actualmente son más de 1.000 los hermanos que componen la Orden, que trabajan junto con 55.000 profesionales y cerca de 9.000 voluntarios. Cuenta con más de 300.000 benefactores-donantes, que prestan su ayuda económica a través de donaciones particulares, periódicas o puntuales, y en forma de legados y herencias.
..Alfonso González