No se pierda

La alteración del gen SKA2 podría ayudar a predecir la gravedad del estrés postraumático

3 de septiembre, 2015
gen SKA2

Investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston (Estados Unidos) han descubierto un marcador genético que puede ayudar a predecir qué afectados por un trastorno de estrés postraumático desarrollarán síntomas más graves.

El trabajo, cuyos resultados se han publicado en la revista Molecular Psychiatry, muestra que la alteración del gen SKA2 puede predecir el estrechamiento de la corteza cerebral, una secuela frecuente que determina la gravedad de este trastorno tras haber sufrido una experiencia estresante.

El estrés postraumático incide sobremanera entre los veteranos de guerra, y es que entre el 11 y el 20% de los soldados que intervinieron en la guerra de Irak, han sufrido un trastorno de este tipo después de regresar del conflicto. Un hecho que también se asocia con un mayor riesgo de otros trastornos mentales, incluso el suicidio.

SKA2, asociado ya con estos trastornos en otros estudios, se expresa en la parte más anterior de nuestro cerebro (en la corteza prefrontal) y tiene un importante papel a la hora de inhibir pensamientos negativos y controlar comportamientos impulsivos. Además, interviene en la respuesta de nuestro cuerpo ante situaciones de estrés.

En el estudio, los investigadores tomaron imágenes por resonancia magnética del cerebro de 200 militares que habían participado en las guerras de Irak y Afganistán; se les tomaron muestras de sangre en las que se analizaron si un cambio químico (metilación) en la función del gen SKA2 podía servir para predecir el grosor de la corteza cerebral y la aparición de problemas mentales como estrés postraumático o depresión.

Como explica Naomi Samini Sadeh, autora del estudio, los resultados mostraron como el aumento en la metilación de este gen se asociaba a un menor grosor de la corteza prefrontal, que juega un papel clave en el desarrollo del estrés postraumático y podría alertar de su gravedad.

Según los investigadores, la relevancia de este estudio es importante, ya que por ahora es difícil predecir quién desarrollará estos trastornos después de haber sufrido un evento traumático. “Estos hallazgos sugieren que en el futuro se podría utilizar un análisis genético a través de la sangre para saber qué militares tienen más riesgo de sufrir un episodio de estrés postraumático y predecir su gravedad. Esperamos que mejoren nuestra capacidad para identificarlos”, concluye Samimi.
..Redacción