No se pierda

Los míticos beneficios del consumo del café frente a sus riesgos

4 de septiembre, 2015
Cafe

A principios de este año el Comité de Guías y Asesorías Dietéticas (Dietary Guidelines Advisory Committee-DGAC) publicó un informe en el que indica que hasta cinco tazas de café al día, o hasta 400 mg de cafeína, se pueden consumir sin estar asociado a riesgos para la salud a largo plazo. No sólo eso, destacaron que el consumo de café incide en un menor riesgo de varias enfermedades, incluyendo la diabetes tipo 2, las enfermedades cardiovasculares (ECV), y algunos trastornos neurodegenerativos. Los datos que sugieren que un consumo moderado, tanto de café como de té, no sólo es seguro, sino que además es beneficioso en una gran variedad de condiciones médicas y mentales.

Potenciales beneficios médicos y psiquiátricos del consumo de café

Interpretando los datos
Un estudio publicado en 2012 en New England Journal of Medicine se analizaron a más de 400.000 personas, llegando a la conclusión de que el consumo de café se asocia con una reducción del 10% en la mortalidad por cualquier causa tras 13 años de seguimiento. Un gran meta-análisis, publicado en American Journal of Epidemiology en 2014, también informó una reducción significativa en todas las causas, así como la mortalidad relacionada con las enfermedades cardiovasculares asociadas con el consumo de tres a cuatro tazas de café al día.

Es importante tener en cuenta que gran parte de la evidencia sobre los posibles efectos en la salud del café, la cafeína y otros alimentos y nutrientes, es asociativa y no prueba investigaciones de causalidad observacional, vienen con limitaciones y, a menudo, se basan en métodos propensos al error, como pueden ser los cuestionarios de pacientes. Sin embargo la gran cantidad de datos de observación existente que une café o cafeína con varios beneficios, como la salud, sugiere que el estimulante más consumido del mundo tiene una influencia positiva en nuestra salud.

Enfermedades Cardiovasculares
Puede parecer contradictorio que una sustancia conocida por aumentar la presión sanguínea en realidad podría resultar beneficiosa para el sistema cardiovascular. El consumo de cafeína puede causar un aumento de corta duración de la presión arterial, y el uso regular se ha relacionado con un aumento de más largo plazo. Sin embargo, cuando la cafeína se ingiere a través de café, las elevaciones perdurables de la presión arterial son pequeñas y los riesgos cardiovasculares pueden ser equilibrados por las propiedades de protección. Los granos de café contienen compuestos antioxidantes que reducen la oxidación de las lipoproteínas de baja densidad (LDL), y el consumo de café se ha asociado con concentraciones reducidas de marcadores inflamatorios. Su consumo moderado se asocia con un menor riesgo de enfermedad coronaria retrasándola unos 10 años, y además, según los datos, un promedio de dos tazas al día protege contra la insuficiencia cardíaca. Por último, un estudio contrarresta el dogma sostenido durante tanto tiempo de que los pacientes con arritmias deben evitar la cafeína, ya que no se ha encontrado ninguna asociación entre el compuesto y las contracciones auriculares o ventriculares prematuras.

Enfermedades e infartos cerebrovasculares
Los beneficios vasculares del café no se pierden en el cerebro. De acuerdo con un meta-análisis de 2011, el consumo de entre una y seis tazas al día puede reducir el riesgo de accidente cerebrovascular en un 17%. Una reducción del riesgo del 22-25% se vio en una amplia muestra de mujeres de nacionalidad sueca, a quienes se les dio seguimiento durante un promedio de 10 años. Si bien el impacto del café sobre el riesgo de ictus en pacientes con enfermedades cardiovasculares todavía es cuestionable, un meta-análisis presentado en el 2012 durante el Encuentro Europeo sobre Hipertensión y Protección Cardiovascular halló que una cantidad de 1 a 3 tazas al día puede proteger contra el ictus isquémico en la población general. Otro estudio de 2013 de más de 80.000 adultos japoneses sin ECV informó que aquellos que bebían café o té verde durante una media de 13 años registraron un riesgo 20% menor de accidente cerebrovascular que aquellos que rara vez ingerían dichas bebidas.

Diabetes
El café parece conferir beneficios a algunos aspectos del llamado “síndrome metabólico“, como el peligroso cluster de la hipertensión, la hiperglucemia, los niveles anormales de lípidos y el aumento de la grasa corporal. Numerosos estudios han relacionado el consumo regular del café con un mejor metabolismo de la glucosa, la secreción de insulina y una reducción significativa del riesgo de diabetes. Recientemente, los resultados de un estudio a largo plazo publicado este año sugieren que los bebedores de café tienen más o menos la mitad de probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2 que los no consumidores, incluso teniendo en cuenta el tabaquismo, la hipertensión arterial, y el historial familiar de diabetes. Los altos niveles de suero amiloide y la proteína C reactiva, ambos marcadores inflamatorios, precedieron a la aparición de la diabetes en los no bebedores de café, lo que sugiere que el café podría tener propiedades anti-inflamatorias que conferirían efectos protectores. Los expertos han sugerido que la correlación inversa del café con la diabetes también podría ser, en parte, debido al ácido clorogénico que contiene, un compuesto de planta con propiedades antioxidantes que se cree que reduce la absorción de glucosa.

Cáncer
Habiendo tantos alimentos que se cree que incrementan el riesgo de cáncer, por lo menos podemos estar tranquilos a la hora del café (según los últimos datos). La evidencia sugiere que el consumo moderado y excesivo de café puede reducir el riesgo de numerosos tipos de cáncer, incluyendo endometrial (> 4 tazas/día), de la próstata (6 tazas/día), de cabeza y cuello (4 tazas/día), carcinoma de células basales, melanoma, y cáncer de mama (> 5 tazas/día). Se cree que los beneficios son, por lo menos parcialmente, debidos al antioxidante del café y a sus propiedades antimutagénicas.

Neurodegeneración
Más allá del impulso mental y energético de corto plazo que proporciona, el café también parece beneficiar el bienestar cognitivo a largo plazo. Un estudio de 2012 informó que los pacientes con deterioro cognitivo y con niveles de > 1.200ml de cafeína en plasma (aproximadamente de tres a cinco tazas de café al día) evitaban la progresión de la demencia durante los 2-4 años siguientes. En un artículo relacionado, un estudio del año pasado informó de que el consumo de cafeína parece mejorar consolidación de la memoria. Durante mucho tiempo se ha pensado que el café puede ser neuroprotector en la enfermedad de Parkinson (EP), un trabajo reciente descubrió que las variantes en el gen GRIN2A glutamato-receptores afectan el riesgo de Parkinson en los bebedores de café, así como en los pacientes con esclerosis múltiple. Por otra parte, la investigación a partir de 2012 sugiere que el consumo de café puede prevenir la formación de cuerpos de Lewy, un hallazgo patológico significativo en la enfermedad de Parkinson.

Depresión
Un estudio de 2011 sugiere que un aumento en el consumo de café también podría beneficiar nuestra salud mental: Las mujeres del estudio que bebían dos o tres tazas de café al día tenían un 15% menor riesgo de depresión en comparación con aquellos que bebían menos de una taza por semana. Un 20% menor riesgo se observó en aquellos que bebían cuatro tazas o más al día. Otro trabajo reciente también sugiere que el consumo regular de café puede tener un efecto protector contra la depresión. El efecto a corto plazo de café en el estado de ánimo puede ser debido a la serotonina alterada y la actividad de la dopamina, mientras que los mecanismos detrás de sus posibles efectos a largo plazo sobre el estado de ánimo pueden estar relacionados con sus propiedades antioxidantes y anti-inflamatorias, factores que se cree que desempeñan un papel en las enfermedades depresivas.

Riesgos del café
Como es habitual, con los beneficios vienen unos riesgos, y el consumo de café sin duda tiene efectos médicos y psiquiátricos negativos a considerar. Además del posible aumento antes mencionado de la presión arterial, el café puede provocar o empeorar la ansiedad, el insomnio y temblores, así como tiene el potencial de incrementar el riesgo de glaucoma. Además, dada la posible gravedad de los síntomas, el síndrome de abstinencia de cafeína se incluye como un diagnóstico en el DSM-5.

Se necesitan investigaciones adicionales para evaluar mejor y equilibrar los beneficios potenciales y los inconvenientes de consumo de café. Pero la creciente evidencia sugiere que buscar una segunda taza de café a media mañana quizás no sea necesariamente una mala decisión.
..Amaya Lujambio