Inicio ASP El Hospital San Rafael interviene a un paciente con cáncer de próstata...

El Hospital San Rafael interviene a un paciente con cáncer de próstata utilizando por primera vez en España la terapia focal prostática Focal One

Compartir

El Servicio de Urología del Hospital San Rafael de Madrid ha llevado a cabo una intervención de cáncer de próstata utilizando por primera vez en España la terapia focal prostática con HIFU Focal One.

En el marco de la Semana Urológica Europea, la intervención ha sido realizada conjuntamente por el Dr. Rafael Sánchez-Salas, prestigioso urólogo del Instituto Montsouris de París, y todo un experto en esta técnica y el Dr. Ricardo García Navas, del Servicio de Urología del Hospital San Rafael.

El Hospital San Rafael de Madrid da así un paso más en la incorporación de nuevas tecnologías el servicio de sus pacientes, al implementar este tratamiento al amplio abanico de posibilidades terapéuticas que su Servicio de Urología viene ofreciendo a los pacientes afectados por cáncer de próstata, tales como:

  • La Resonancia Magnética-multiparamétrica (RMN-mp), realizada antes de la primera biopsia prostática para llevar a cabo una biopsia dirigida, según los hallazgos de la imagen.
  • La Biopsia dirigida por imagen, técnica en la que el Servicio de Urología del Hospital San Rafael es pionero.
  • Cirugía laparoscópica asistida por Robot DaVinci.
  • Ultrasonidos focalizados de alta densidad (HIFU), para el tratamiento del cáncer de próstata localizado.

Ahora, con la incorporación del sistema Focal One, se combinan mediante este dispositivo las ventajas de la imagen por resonancia magnética para localizar los tumores prostáticos, con la ecografía 3D y los ultrasonidos focalizados de alta densidad (HIFU) a la hora de tratar ciertos cánceres de próstata.

El sistema Focal One ha sido diseñado y desarrollado por la compañía EDAP TMS (empresa francesa con sede en Lyon).

Técnica Focal One
Esta técnica se basa en tres pilares:

  1. Localización. La localización de la lesión (del tumor) se realiza mediante la fusión de las imágenes previamente obtenidas a través de una Resonancia Magnética multiparamétrica prostática (RMN-mp), evaluadas por un radiólogo con la imagen a tiempo real de la ecografía transrectal. De esta forma se planifica el área a tratar.
  2. Tratamiento. El tratamiento se realiza aplicando energía a través de ultrasonidos focalizados de alta densidad (HIFU) solo a la zona previamente diseñada y a un margen oncológico establecido. Se aplica la energía en tiempo e imagen real, de tal forma que se puede monitorizar todo el tratamiento.
  3. Validación. La validación post-tratamiento es inmediata, obtenida mediante la imagen de ultrasonidos. Permite comparar con la zona de tratamiento planeado y en el caso que parezca insuficiente, retratar alguna zona en ese momento.

Esta técnica, que ya se está realizando en otros países como Reino Unido, Estados Unidos, Francia, Italia o Alemania, de momento está indicada en pacientes con tumores de bajo riesgo o intermedio, localizado y visible a partir de imágenes de resonancia magnética prostática multiparamétrica (RMN-mp).

Ventajas y Eficacia de la técnica
En España, 9 de cada 10 de los 25.000 pacientes nuevos, que son diagnosticados cada año con un cáncer de próstata, tienen el tumor localizado en la próstata, y de éstos, entre un 30 y un 40 % podrían beneficiarse de un tratamiento menos radical que los que se practican habitualmente (prostatectomía o radioterapia), lo cual significaría una reducción considerable de efectos secundarios como impotencia, que se produce en el 30-60 % de los pacientes, o incontinencia urinaria, que ocurre en un porcentaje de casos que oscila entre el 4 y el 20 %.

El Sistema Focal One, al utilizar las imágenes de IRM (imágenes por resonancia magnética) para localizar las zonas tumorales gracias a la fusión con las imágenes de ecografía 3D, con el fin de realizar una ablación del tumor por ultrasonidos guiados, se convierte en la técnica ideal para el tratamiento focal del cáncer de próstata.

Mediante la misma, no es necesario tratar toda la glándula, sino de manera focal el tumor (solo la zona previamente diseñada y a un margen oncológico establecido), de manera similar a lo que se hace en el tratamiento del cáncer de mama o de riñón.

Además, a las ventajas de ser un tratamiento no invasivo (lo que posibilita la rápida incorporación del paciente a su vida cotidiana), aúna el hecho de ser un tratamiento automatizado, implicando precisión y seguridad.