No se pierda

El Supremo resolverá el 23 de septiembre el recurso de las víctimas de la talidomida contra la anulación de sus indemnizaciones

16 de septiembre, 2015
Talidomida

De hoy a una semana, 23 de septiembre, y es que esa es la fecha en la que se ha fijado por la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo el fallo sobre el recurso de las víctimas por la talidomida contra la anulación de sus indemnizaciones.

En un comunicado, la Asociación de Víctimas de la Talidomida en España (AVITE) informa que el Pleno que, estará formado por los 11 jueces de lo Civil del Supremo, dará comienzo a las 10:30 horas.

La Audiencia Provincial de Madrid anulaba en octubre del año pasado el pago de una indemnización a los afectados de la talidomida que reclamaban 204 millones de euros por las malformaciones que les causó ese medicamento, y es que el tribunal, de esta forma fallaba a favor de la farmacéutica alemana Grünenthal, fabricante de la talidomida, y anulaba las indemnizaciones que el Juzgado de Primera Instancia número 90 de Madrid fijó en noviembre de 2013 para AVITE y en las que la juez Gemma Susana Fernández Díaz estimaba que la farmacéutica Grünenthal tuvo “un comportamiento negligente” al distribuir la talidomida, conociendo los efectos “nocivos” del medicamento. Por este motivo el laboratorio debía pagar 20.000 euros por cada punto porcentual de minusvalía que les había concedido la Administración.

Desde octubre de 2014, las víctimas españolas por la talidomida han llevado a cabo un periplo durante 2015 que les ha hecho desfilar frente al Congreso de los Diputados para denunciar “59 años de impotencia” en los que no han recibido el apoyo de los dirigentes de este país, que mantienen un “silencio cómplice” en este asunto; acudir al Parlamento Europeo el pasado 14 de julio y exponer la situación “de desamparo” de este colectivo y pedir ayuda para que la institución haga “entrar en razón” al Gobierno español, e incluso ser recibidos por el Papa.

En España hay unas 3.000 personas afectadas por la talidomida
Patentado en 1954 por la farmaceútica alemana Grünenthal, y comercializado en los años 60 en España, la talidomida causó malformaciones congénitas en los hijos de las mujeres que lo tomaban en órganos internos, como en sus extremidades (brazos y piernas más cortos de lo normal), nacían niños sin piernas o sin brazos, con ceguera, sordera, problemas cardíacos y daño cerebral, entre otras.

Administrada a miles de mujeres para combatir los efectos de la náusea durante el embarazo, era un sedante cuya principal ventaja frente a otros productos del mercado, era la ausencia de toxicidad aguda (riesgos derivados de sobredosis).

Sería retirado en España del mercado en 1963 después de que pruebas médicas constataran relación entre el medicamento y las malformaciones sufridas por los recién nacidos. Se vendió en 50 países con 80 nombres comerciales y produjo más de 20.000 bebés mutilados. En España hay unas 3.000 personas afectadas, y más de 10.000 en todo el mundo padecen afecciones derivadas de la administración de la talidomida.
..Emilio Ramírez