Inicio ASP La Asamblea de Madrid acuerda estudiar la reversión de la concesión al...

La Asamblea de Madrid acuerda estudiar la reversión de la concesión al Hospital de Villalba

Compartir

El voto a favor de Podemos y PSOE ha sido suficiente para solicitar la renegociación de la concesión al Hospital de Villalba y su integración en la zona de referencia del Hospital Universitario Puerta del Hierro-Majadahonda y del Hospital de El Escorial.

La aprobación de una proposición no de ley del PSOE, que ha contado con la abstención de Ciudadanos y el voto en contra del PP, insta a comenzar los pasos revertir el modelo de gestión privada de la concesión a 30 años y por un importe de 1.817 millones de euros al grupo Quirón Salud (fruto de la fusión del Grupo Quirón y de IDC Salud).

Ciudadanos llevaba en su programa electoral para las pasadas elecciones la revisión del modelo de gestión 100% privada de algunos hospitales madrileños como el de Valdemoro, Torrejón de Ardoz, Móstoles y Villalba. Los cuatro están funcionando con el modelo Alzira y son los últimos que la Comunidad de Madrid ha abiertopor un periodo de gestión idéntico de 30 años.

Todos los grupos parlamentarios, a excepción del PP, han criticado este modelo. El propio José Manuel Freire ha asegurado que”lleva a la infrautilización e ineficiencia a los hospitales Puerta del Hierro-Majadahonda y El Escorial”. Y que “incrementa injustificadamente el gasto respecto a la alternativa de gestión pública”. Mónica García, de Podemos, ha llamado “irresponsable” al Gobierno por seguir adelante con este modelo. Por último, Álvarez Cabo, ha sido también muy crítico explicando que el centro no se ha abierto por las necesidades asistenciales de la población, sino por acercar infraestructuras sanitarias por motivos electorales.

Preocupación de la sanidad privada
Tras conocer la iniciativa del PSOE para presentar la posibilidad de revertir la reciente concesión del hospital de Villalba ante la Asamblea de Madrid, el Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS) publicó un comunicado que decía:

  1. En cualquier Estado de Derecho, la seguridad jurídica es fundamental, ya que sin ella, además de existir una evidente desprotección de las organizaciones y los individuos, fruto de la provisionalidad de las medidas políticas interpuestas, genera no pocos perjuicios para todos los agentes implicados. En este caso, y especialmente, para los pacientes y sus familias y para la sociedad en su conjunto.
  2. La Constitución ampara como derecho fundamental la iniciativa privada y la contempla como tal para todos los españoles. No es deseable, ni se puede dejar de lado a la iniciativa privada en el sector que sea, tampoco en el de la salud. El desarrollo de un país depende del grado de competitividad de sus empresas, de sus organizaciones y del tejido empresarial que es capaz de generar.
  3. La colaboración público-privada es una fórmula de gestión eficiente, que demuestra día a día con resultados su importancia y necesidad, que se encuentra aplicada en todas las CC.AA y en el Estado mediante diversas fórmulas: conciertos, concesiones y mutualismo administrativo fundamentalmente.
  4. Los contratos de colaboración público-privada que se fijan entre las administraciones y las organizaciones sanitarias privadas requieren marcos estables y previsibles de desarrollo que permitan alcanzar con eficacia, eficiencia y efectividad los objetivos de salud planteados siempre en beneficio del paciente.
  5. El sector de la salud ha encontrado en el diálogo, la búsqueda de sinergias y la colaboración honesta y transparente basada en resultados la solución a parte de sus problemas de solvencia financiera y sostenibilidad estructural. El emprendimiento privado en sanidad no es el problema, sino que forma parte de la solución que todos deseamos para continuar disponiendo de un sistema sanitario eficiente, competitivo y reconocido en todo el mundo.
  6. Se hace necesario e imprescindible, de una vez por todas, sacar las iniciativas de colaboración público-privada de la confrontación política, mediante una transparencia en cuanto a resultados. La salud, que es el bien que más nos importa a todos según apuntan todas las encuestas, no debe estar sometida a vaivenes más o menos interesados ni al oportunismo del momento.
  7. No aprovechar la contribución del sistema de colaboración en sus diferentes fórmulas para ayudar a soportar la presión social y financiera del dispositivo público supone ahondar en la separación de todo lo concerniente a lo público y lo privado, algo que con la deriva demográfica, los problemas asociados de cronicidad y las oportunidades que genera la innovación constante y disruptiva supondría un perjuicio notable para nuestra sociedad y un error que pagarían las nuevas generaciones.
  8. En términos económicos, el modelo de colaboración público-privada no solo descarga a las arcas públicas de presión, sino que contribuye a aliviar las cada vez más exasperantes listas de espera, especialmente en las que afectan a patologías de alta complejidad.
  9. El sistema público de salud debe ofertar una asistencia sanitaria universal, equitativa, accesible, de calidad, con la mayor agilidad posible y financiada de una forma eficiente a través de los presupuestos generales del Estado y de la Seguridad Social. Cuando este marco de referencia está en entredicho por la presión incesante de la demanda se ha de recurrir a fórmulas que generen sinergias. En España existe una sanidad privada que representa cerca del 30% de la oferta sanitaria total del país, y que está en disposición de ayudar a la sanidad pública a procurar la más inmediata satisfacción de las necesidades del ciudadano.
  10. El sector sanitario privado es un importante aliado estratégico del sistema público de salud, contribuyendo de manera muy significativa a la sostenibilidad del sistema y a la consecución de los objetivos fundamentales para la sanidad como son la universalidad, la equidad, la sostenibilidad, la accesibilidad, la gratuidad y la calidad en la atención sanitaria (por ejemplo, el sector hospitalario privado cuenta con el 57% de las resonancias magnéticas, con el 49% de los PET y con el 36% de los TAC ubicados en nuestro país). Asimismo, el sector sanitario privado es un agente fundamental en nuestro país en términos de generación de bienestar, riqueza, empleo y contribución al desarrollo económico y social.

..Alfonso González